FEDEXCAZA presenta un plan innovador para salvar la dehesa

Venado en berrea. :: ALEJO LEAL MURO/
Venado en berrea. :: ALEJO LEAL MURO

La federación extremeña de caza y Apag Extremadura Asaja plantean a la Junta crear el grupo operativo Innodehesa

FEDEXCAZA

Recuperar la dehesa extremeña a través de medidas innovadoras que permitan la revalorización, la regeneración y la gestión integral de este ecosistema singular y representativo de Extremadura. Ése es el gran objetivo del proyecto INNODEHESA presentado por la Federación Extremeña de Caza y la organización agraria APAG Extremadura Asaja y que cuenta con la colaboración de un Grupo de Investigación de la Universidad de Extremadura.

Esta iniciativa ya ha sido presentada formalmente ante la Junta de Extremadura por estas dos entidades, que pretenden poner en marcha un Grupo Operativo para desarrollar este proyecto innovador. Según explican, en las últimas décadas, la dehesa ha sufrido una enorme pérdida de rentabilidad y de biodiversidad que responde a numerosas causas, entre las que destaca la aplicación de políticas de gestión inapropiadas, que han originado situaciones tan dispares como la sobreexplotación de ciertos recursos y el abandono de tierras marginales poco productivas.

Por todo ello, es necesario poner en marcha, de forma urgente, medidas que contribuyan a recuperar el equilibrio del ecosistema de la dehesa, asegurando su conservación futura, mediante acciones innovadoras que permitan garantizar la rentabilidad de las explotaciones.

El objetivo es poner en marcha medidas para la regeneración y gestión integral de la dehesa

Ante esta situación, el proyecto INNODEHESA pretende poner en marcha medidas innovadoras para la revalorización, regeneración y gestión integral de la dehesa, tratando de resolver algunos problemas estructurales de la misma a través, entre otras, del injerto de encinas con variedades de alta producción de bellota, plantación de parcelas con variedades de alcornoque resistentes a Phythopthora, manejo sostenible de las coberturas vegetales del suelo que prevenga su erosión y contribuya a mejorar la captación de CO2 y a un uso más eficiente de los recursos hídricos, puesta en valor de superficies marginales como fuentes de biomasa para su aprovechamiento ganadero, mejora de la biodiversidad y contribución a la economía circular en la dehesa a través de la producción de biocarbones y puesta en valor de los aprovechamientos cinegéticos como una producción forestal no maderable de elevada importancia en Extremadura.

Para ello plantean el desarrollo de actuaciones piloto que permitan, además, amplificar los resultados del proyecto a través de visitas guiadas a otros titulares, productores, gestores y técnicos, para que puedan ver, de primera mano, las actuaciones realizadas y sus resultados, de cara a poder aplicarlas en otras zonas.

Las dos entidades, con la colaboración de la UEx, quieren actuar desde todos los sectores implicados

El proyecto presentado por FEDEXCAZA y APAG Extremadura Asaja plantea medidas forestales, medioambientales, agrarias, cinegéticas y ganaderas. Desde un punto de vista forestal INNODEHESA prevé el injerto de encinas con variedades productoras de bellota en áreas de baja productividad, de modo que se incremente a medio plazo el rendimiento de las superficies afectadas, así como la plantación con variedades de alcornoque resistentes a Phytophtora para prevenir la aparición de «la seca». También se pretende poner en valor la actividad cinegética como un aprovechamiento forestal no maderable de especial relevancia en la Comunidad Autónoma, mediante un plan de aprovechamiento y gestión que permita recuperar un recurso económico muy importante.

En el ámbito medioambiental, se quiere aplicar un plan integral de regeneración ambiental de la dehesa a través de la aplicación de medidas agroambientales nunca antes planteadas en Extremadura en espacios forestales, como es el caso. Hablamos de la creación de beetle-banks o caballones, la recuperación de lindes de alta calidad, el mantenimiento de márgenes sin cosechar y libres de fitosanitarios, la puesta en valor de superficies marginales con siembras específicas para el incremento de la biodiversidad, la recuperación de puntos de agua y el mantenimiento de una gestión sostenible de la cobertura de los suelos. De forma paralela se llevarían a cabo actuaciones de fomento de especies presa como el conejo de monte.

También habrá medidas agroganaderas, con la puesta en marcha de un plan integral de gestión basado en la prevención integrada de plagas y medidas que contribuyen a mejorar la sanidad de la cabaña ganadera a través del empleo de sistemas de bioseguridad en el acceso a fincas, puesta en marcha de dispositivos innovadores de acceso selectivo a puntos de agua y alimentación que eviten el uso compartido por ganado y ungulados silvestres y mejora del manejo y aprovechamiento racional de los recursos pastables mediante pastoreo rotacional.

Desde el sector cinegético se apostará por la recuperación y puesta en valor de las poblaciones de especies cinegéticas de caza menor, fundamentalmente perdiz roja, conejo de monte, liebre ibérica y tórtola europea a través de la ejecución de medidas de gestión agroambiental dirigidas a incrementar las áreas de refugio, alimentación y, en su caso, nidificación. Hay que recordar que en la Comunidad Autónoma de Extremadura existe una superficie de dehesa que se aproxima al millón y medio de hectáreas, a la que se podría añadir otro cuarto de millón de superficie adehesada. Entre los usuarios potenciales de las innovaciones planteadas se encuentran propietarios, titulares, arrendatarios y gestores de dehesas interesados en incrementar la productividad de los recursos, y de forma indirecta el proyecto tendrá también repercusión en los sectores agrícola, ganadero y cinegético con un impacto superior a 130.000 personas.

Más