FEDEXCAZA lanza «La Caza También Vota» de cara al 26M

Manifestación en defensa de la caza, el 15 de abril del año pasado en Mérida. :: FEDEXCAZA/
Manifestación en defensa de la caza, el 15 de abril del año pasado en Mérida. :: FEDEXCAZA

Se presentará a los partidos un documento con propuestas concretas de apoyo al sector

FEDEXCAZA

La Federación Extremeña de Caza ha lanzado la campaña #LaCazaTambiénVota de cara a las elecciones autonómicas y municipales que se celebrarán en Extremadura el próximo 26 de mayo. Se trata de una iniciativa que pretende poner en valor la importancia del sector cinegético en Extremadura, así como lograr poner negro sobre blanco cuál es la postura que tiene sobre la actividad de la caza cada uno de los partidos políticos que concurren en estos comicios.

Ésta es una estrategia que en su momento ya implementó con gran éxito la Federación Andaluza de Caza en las pasadas elecciones autonómicas de esa región, y ahora se pretende adaptar ese plan a las características propias de Extremadura.

Para ello partimos de la premisa de que la caza es mucho más que un deporte o una simple actividad que se desarrolla al aire libre: es una actividad que contribuye de manera efectiva a la conservación de la biodiversidad y al desarrollo económico del mundo rural.

El objetivo final es informar al cazador de a pie de lo que plantea y defiende cada partido

La caza genera en la región 385 millones de euros al año, con más de 200 empresas en el sector

Dentro de este proyecto, FEDEXCAZA informará a los cazadores extremeños sobre las propuestas electorales que cada partido político incorpora en sus programas y que pueden beneficiar o perjudicar a la actividad cinegética en Extremadura. Además, la entidad llevará a cabo una ronda de contactos con los diferentes representantes políticos, unos encuentros en los que les presentará un documento con propuestas concretas de apoyo a la actividad de la caza en nuestra comunidad. Desde la Federación Extremeña de Caza se informará a los cazadores extremeños a través de sus diferentes medios de comunicación de la aceptación o no de este documento, que se presentará a la opinión pública en las próximas semanas.

Para FEDEXCAZA esta campaña informativa dirigida a los cazadores de a pie es una oportunidad extraordinaria para que los grupos políticos debatan y trabajen con uno de los colectivos esenciales del mundo rural extremeño. Un colectivo necesario para la conservación de los ecosistemas, que realiza importantes inversiones en materia medioambiental y que trabaja intensamente junto a la administración y a otros colectivos en la conservación y recuperación de especies protegidas.

Hay que recordar que la Federación Extremeña de Caza es una entidad privada sin ánimo de lucro que representa a más de 17.000 cazadores y 287 sociedades, con implantación en la gran mayoría de municipios extremeños y constituyendo, por ello, la entidad asociativa cinegética más importante de la Comunidad Autónoma.

Impacto de la caza

En Extremadura y según datos del último informe sobre el Estado de la Caza en la región, el terreno cinegético alcanza casi los tres millones y medio de hectáreas, o sea, que más del 83% de la superficie de nuestra Comunidad Autónoma está destinada, entre otros aprovechamientos, a la caza. De igual forma, los cazadores activos representan el 8% de la población extremeña actual mayor de edad; del total de cazadores extremeños, aproximadamente un 40% corresponden a residentes en ciudades extremeñas de más de 10.000 habitantes y el resto (60%) vive en localidades extremeñas de menos de 10.000 habitantes.

Este informe revela que el sector cinegético extremeño generó en la última temporada un flujo económico de algo más de 385 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,83% con respecto al año anterior.

Con algo más de 200 empresas relacionadas directamente con el mundo de la caza, hay que destacar que la mayor parte del empleo y la riqueza que se genera desde este sector se concentran en el mundo rural extremeño, con la consiguiente contribución a la fijación de población y al mantenimiento de la actividad en los núcleos rurales de la comunidad. Un ejemplo claro es el aumento de las monterías, cuyo número el año pasado alcanzó las 1.460 en la región.

A esto hay que sumar el retorno económico directo que supone la actividad cinegética para las arcas públicas, puesto que en el último año el sector ha pagado 6,95 millones entre impuestos y tasas relacionados directamente con el sector, cantidad a la que habría que sumar otros impuestos como el IVA, el de Hidrocarburos.

Inversión medioambiental

Otro aspecto que refleja el informe es el del compromiso de los gestores cinegéticos con la conservación y mejora de los hábitats. Y es que a la participación de numerosos cotos en programas de conservación y recuperación de especies amenazadas se suma la inversión que realizan cada año en la mejora de los cotos. En total en 2017 fueron 8,45 millones de euros.

Destacan los 1,97 millones destinados a cortafuegos y caminos, 1,84 millones para siembras y 1,73 millones en comederos y bebederos. Todas ellas actividades que benefician a toda la fauna silvestre.

Además, la Fundación Artemisan ha publicado recientemente un estudio sobre el impacto económico y social de la caza en España, del que se desprende que la caza genera 6.475 millones de euros y da empleo a 187.000 personas.

Con esos datos sobre la mesa es innegable que la caza ostenta la condición de primer subsector económico productivo primario, especialmente significativo para municipios rurales y zonas desfavorecidas.

Caza sostenible

Desde su fundación, la Federación Extremeña de Caza viene trabajando por la caza social extremeña, fundamentalmente promocionando y defendiendo un modelo de caza basado en criterios de racionalización y sostenibilidad en el uso de los recursos cinegéticos y sobre la idea incontestable de su compatibilidad con la conservación medioambiental. Una caza responsable, ética, sostenible, abierta a la colaboración con la conservación medioambiental, ese es el modelo de caza que la Federación Extremeña de Caza defiende y representa. Y ése es el modelo con mayor peso en el sector cinegético extremeño.

A pesar de todo lo anterior, los cazadores extremeños vienen asistiendo a un reiterado acoso y derribo por parte de sectores de la sociedad extremeña y española que no comparten ni respetan esta actividad y abogan abiertamente por su prohibición.

Esto ha generado una gran incertidumbre en el sector cinegético, lo que hace a la Federación reaccionar de manera activa solicitando respeto y en defensa de los cazadores.