Cuatro razones para no prohibir la caza en los Parques Nacionales

Gallardo en su viaje a Monfragüe :: CAZA WORLD/
Gallardo en su viaje a Monfragüe :: CAZA WORLD

José María Gallardo recoge el testimonio de los vecinos de Monfragüe en un vídeo-reportaje realizado por CazaWorld

Cuenta atrás para la aplicación de la moratoria que supondrá la prohibición total de la actividad cinegética en los Parques Nacionales. En poco más de dos años la caza deportiva y comercial dejará de estar autorizada en estos espacios naturales. En el caso de Monfragüe, esta decisión, que también afecta a la pesca y la tala forestal, preocupa no solo al sector de la caza extremeño, también inquieta a vecinos de los municipios del entorno, a ayuntamientos y a empresarios de la zona.

El presidente de FEDEXCAZA, José María Gallardo, ha querido recoger el sentir de los habitantes de Monfragüe y, por ello, acompañado de las cámaras de CazaWorld, ha realizado un viaje reflexivo al corazón del parque extremeño que este portal de noticias ha recogido en un interesante reportaje. En este video, Gallardo descubre la importancia que la actividad cinegética tiene para el desarrollo económico y social de los siete municipios cacereños que abarca la superficie del Parque y pone sobre la mesa las cuatro principales razones por las que caza no debería prohibirse ni en Monfragüe ni el resto de Parques Nacionales españoles.

Primera razón: su aportación a la economía local. El beneficio que reporta la actividad cinegética a los pequeños negocios de la zona es tal que para muchos empresarios como Isaac Vega, dueño de un restaurante en Monfragüe, la desaparición de la caza supondría perder cada mes más de la mitad de sus ingresos. «El 60% de la ganancia de mi restaurante procede de la caza y las monterías», explica Vega al presidente de FEDEXCAZA.

La caza en Monfragüe es motor de empleo, fuente local de ingresos y una herramienta de control de especies

Segunda razón: su papel en el control de especies. Según un estudio, el 62,5% de la vegetación de Monfragüe presenta un deterioro muy elevado, en la mayoría de los casos provocado por las altas densidades de poblaciones de ciervos y jabalíes. Pero estas superpoblaciones de ungulados también están incidiendo de forma negativa sobre la fauna, especialmente sobre el ganado doméstico, como cabras y vacas, a través del contagio de tuberculosis. El presidente de la Sociedad de Cazadores de Serrejón, Andrés Blázquez, lo tiene claro y así se lo hace saber a Gallardo: «Si se gestiona la caza, la incidencia de la enfermedad remitiría».

Tercera razón: es una fuente de empleo. Así lo asegura en el reportaje Pedro Pérez, orgánico de caza mayor, quien calcula que cada acción cinegética en Monfragüe «emplea a más 70 personas de forma directa» además de los puestos indirectos que crea.

Cuarta razón: la caza es tradición. Una tradición que en localidades como Serradilla se transmite desde hace siglos de generación en generación. La sociedad de cazadores de este municipio de poco más de 1.500 habitantes cuenta en la actualidad con más de 180 miembros. La caza en Serradilla, en palabras de su alcaldesa, Ana Serrano, «es un bien que no hace más que sumar».

Gallardo parece haber encontrado contestación a su pregunta sobre qué ocurrirá si finalmente la caza se impide en los Parques Nacionales. Pero va más allá: «¿Habrán buscado respuesta aquellos que la quieren prohibir?»

 

Fotos

Vídeos