Los cazadores invierten 8,45 millones en la mejora de los cotos

Presentación del informe. :: FEDEXCAZA/
Presentación del informe. :: FEDEXCAZA

Son datos del informe 'La Situación de la Caza en Extremadura' que refleja también un aumento del 7% en la aportación del sector a la economía

LA NOTICIA DEL MES

El sector cinegético extremeño ha destinado en el último año un total de 8,45 millones de euros a la conservación y mejora de hábitats, una cifra que pone de manifiesto el compromiso de los gestores de caza de nuestra región con el cuidado de los ecosistemas y su implicación en programas de recuperación de especies y mejoras de cotos.

Ése es uno de los datos que se extraen de la segunda edición del informe 'Situación de la Caza en Extremadura', correspondiente a la temporada 2016-2017, que ha presentado recientemente la Federación Extremeña de Caza (FEDEXCAZA) con el apoyo de la Diputación Provincial de Cáceres. En esta misma materia, el documento destaca otras cifras como los 1,97 millones destinados a cortafuegos y caminos, los 1,84 millones para siembras y los 1,73 millones en comederos y bebederos. Todas ellas actividades que benefician a la fauna silvestre de los campos extremeños.

Generación de riqueza

Actualmente existen algo más de 200 empresas relacionadas directamente con el mundo de la caza

Pero además de inversión medioambiental, el informe revela otras variables significativas como el impacto económico que el sector de la caza ha tenido esta última temporada en Extremadura, un flujo económico que ha superado los 385 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,83% con respecto al año anterior. La actividad cinegética mueve ya en la región la misma cantidad económica que la que el Gobierno central contempla invertir este año en Extremadura a través de los Presupuestos Generales.

Actualmente existen algo más de 200 empresas relacionadas directamente con el mundo de la caza.

Además hay que destacar que la mayor parte del empleo y la riqueza que se genera desde este sector se concentran en el mundo rural extremeño, con la consiguiente contribución a la fijación de población y al mantenimiento de la actividad en los núcleos rurales de la comunidad. Un ejemplo claro es el aumento de las monterías, cuyo número el año pasado alcanzó las 1.460 en la región.

A esto hay que sumar el retorno económico directo que supone la actividad cinegética para las arcas públicas, puesto que en el último año el sector ha pagado 6,95 millones entre impuestos y tasas relacionados directamente con el sector, cantidad a la que habría que sumar otros tributos como el IVA o el de Hidrocarburos.

Situación de las especies

Además de las variables puramente económicas, el documento analiza otros aspectos como la situación de las especies cinegéticas y su evolución en el último año, con algunos datos significativos. Por ejemplo, la alarmante situación del conejo que hace que en la provincia de Cáceres se abatan más ciervos que conejos. Se trata de un problema que es necesario abordar urgentemente dado que se trata de una especie que es vital en los ecosistemas, siendo la base de la cadena trófica en el hábitat mediterráneo. Esto está afectando directamente a linces, búhos y otras especies, y está teniendo efectos colaterales sobre numerosas especies. El dato es preocupante: en cinco años las capturas de conejos han descendido un 63,4%.

El informe refleja la situación crítica de las poblaciones de conejo y de liebre en Extremadura

En el caso de la liebre, se mantiene un descenso acusado (desde 2013 hay un 31,73% menos de capturas), mientras que se recupera la perdiz y se siguen incrementando las capturas de jabalí.

Otros datos

Este trabajo de la Federación recoge además estadísticas sobre la evolución del Registro de Cazadores en nuestra comunidad autónoma. La pasada temporada un total de 98.072 cazadores formalizaron su inscripción en esta plataforma, una cifra que ha aumentado un 8,92% desde el año 2012, cuando la región contaba con 92.034 inscritos. Ligero incremento también en el número de licencias de caza vigentes en la región. En la pasada temporada 2017 se expidieron un total de 88.885, un 2,61% más que el año anterior. La mayoría de estas licencias correspondieron al tipo A, aquellas que autorizan para la caza con armas de fuego.

Este segundo informe cumple uno de los objetivos prioritarios que se marcó FEDEXCAZA el año pasado, como es el de comenzar a generar una serie estadística que dé una visión de conjunto de la realidad del sector.

Se trata de un documento único en nuestra región, con un alto valor divulgativo, informativo y documental, lo que lo convierte en una herramienta fundamental para la mejora de la caza.

El documento ya está disponible y puede descargarse a través de la web de la Federación

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos