Los cazadores gestionan, la perdiz se recupera

Reciente visita a Villagarcía del Grupo perdicero. :: FEDEXCAZA/
Reciente visita a Villagarcía del Grupo perdicero. :: FEDEXCAZA

La Sociedad de Villagarcía de la Torre suspendió la caza de perdiz la pasada temporada

FEDEXCAZAGESTIÓN Y SEGURIDAD5

Había caza, pero no queríamos agotarla». Esta es la principal razón que motivó a los miembros de la Sociedad Local de Cazadores de Villagarcía de la Torre a suspender la caza de perdiz en el coto deportivo de esta localidad pacense durante la pasada temporada. El objetivo: recuperar las poblaciones de perdiz roja silvestre ante la progresiva regresión y declive de la especie en la zona.

La falta de lluvia en primavera unida a las altas temperaturas y a la sequía prolongada del verano extremeño había dejado el campo sin vegetación ni cobertura, por tanto, sin refugio para anidar ni alimentación para los perdigones, lo que dificultó sobremanera la supervivencia de la perdiz en el coto.

Esta situación de partida ya hacía presagiar una temporada cinegética pobre y con pocas capturas. A las puertas del mes de octubre, el coto de Villagarcía de la Torre se encontraba bajo mínimos, lo que obligó a la sociedad local a retrasar la apertura de la veda hasta el mes de noviembre con la vista puesta en el cielo y la esperanza de que cayeran las primeras lluvias. Agua que no hizo acto de presencia ni ya entrado el mes de diciembre lo que llevó a los cazadores de Villagarcía a reunirse y tomar una decisión definitiva de cara al futuro de la temporada.

El coto pacense colabora con la Fundación a través del conteo de parejas de perdices de la zonaLa recuperación se ha hecho visible sobre todo en el caso de la perdiz roja, cuyas poblaciones se triplicaron respecto la temporada anterior

«Si salíamos al campo, era a hacer daño», explica el presidente de la sociedad local, Jacinto Romero, quien asegura que «era preferible esperar y tener madres para el año siguiente». Un argumento que compartieron gran parte de los 94 socios que actualmente conforman la sociedad y que defendieron en la asamblea general de diciembre en la que se decidió, por mayoría absoluta, suspender la caza de la perdiz en el coto local hasta la temporada siguiente. No así la de otras especies de caza menor como el zorro o alimañas.

Una decisión que no ha tardado en devolver los primeros signos de recuperación cinegética a esta pequeña localidad pacense en la presente temporada. A ello ha contribuido sin duda una primavera generosa cargada de precipitaciones que ha hecho que la flora y la fauna silvestre del coto de Villagarcía de la Torre haya resurgido y recobrado índices de años anteriores.

Esta recuperación se ha hecho visible sobre todo en el caso de la perdiz roja cuyas poblaciones se han triplicaron respecto a la temporada anterior gracias a las condiciones favorables que se han dado para la reproducción, incubación y anidación. Aunque aún no existen cifras oficiales de conteos, la estimación del coto es que el número de ejemplares de patirrojas ha crecido de 600 a casi 2.000 gracias a esta decisión de interrumpir su caza.

La medida de los cazadores de Villagarcía ha sido aplaudida por la Federación Extremeña de Caza quien se ha referido a ella como un «excelente modelo de caza sostenible a tener en cuenta por otros cotos en situaciones similares». También ha sido reconocida por otras entidades del sector cinegético como la Fundación Artemisan quien en la actualidad abandera un proyecto para la recuperación de la perdiz roja y otras aves esteparias, denominado RUFA, en el que Extremadura participa activamente a través de fincas demostrativas y grupos perdiceros.

El coto pacense colabora con la Fundación a través del conteo de parejas de perdices de la zona, lo que permite llevar un control de los bandos. Además el de Villagarcía fue elegido por Artemisan en su última visita a la región como ejemplo de buena gestión en la conservación y recuperación de la perdiz roja.

Desde esta pequeña sociedad local tratan de involucrarse en todas aquellas iniciativas encaminadas a la gestión sostenible de la actividad cinegética. Su presidente se muestra convencido: «La caza no es solo pegar tiros, debemos mirar por las especies, contribuir a su conservación y así debemos inculcárselo a las nuevas generaciones de cazadores».

 

Fotos

Vídeos