La caza trabaja en una estrategia agroambiental ibérica para la PAC

Miembros de Artemisan, de la GWCT y de las Administraciones, en Inglaterra. :: ARTEMISAN/
Miembros de Artemisan, de la GWCT y de las Administraciones, en Inglaterra. :: ARTEMISAN

La Junta de Extremadura y Fedexcaza se suman a la iniciativa de Fundación Artemisan y conocen 'in situ' proyectos de Reino Unido

FEDEXCAZA

La nueva PAC está llamando a las puertas de Europa, y es el momento de definir qué modelo agroambiental queremos en la Península Ibérica mirando al futuro. El sector cinegético ha dado un paso al frente para liderar el desarrollo de una estrategia agroambiental específica para la Península y que se pueda basar en proyectos que ya se están llevando a cabo con éxito en otras zonas de Europa. Y Extremadura no se ha quedado fuera de un debate esencial para el futuro de la comunidad.

Ésta es la piedra angular de 'InterFIELD', un proyecto desarrollado por la Fundación Artemisan y financiado por la Fundación Biodiversidad con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, y cuyo objetivo es crear un grupo internacional de expertos y profesionales que desarrollen una estrategia de gestión agroambiental específica para la Península Ibérica. Su finalidad es poner sobre la mesa un plan de medidas de conservación agroambiental que puedan implementarse dentro de la Política Agrícola Común en próximas reformas.

Es la primera vez que se plantea un proyecto de esta naturaleza en la Península Ibérica, donde los estudios sobre gestión agroambiental son más bien escasos. Una coyuntura que llama la atención si tenemos en cuenta el gran impacto que la agricultura tiene en nuestro país. De hecho, aproximadamente el 50% de la superficie del territorio nacional está dedicada a esta actividad y a esto hay que añadir que España alberga más de la mitad de las especies de aves agroesteparias presentes en Europa. Especies que en países del centro y norte del continente europeo se encuentran en una situación bastante más delicada que la que se da en la Península Ibérica. De ahí que estos estados hayan puesto en marcha desde hace varios años proyectos demostrativos para estudiar y desarrollar medidas agroambientales dirigidas a la fauna silvestre. Es el caso de especies como el alcaraván en Reino Unido o el sisón en Francia a las que se están aplicando este tipo de medidas de conservación con un gran éxito tanto a escala local como nacional.

Extremadura participa en un viaje a Reino Unido para conocer proyectos piloto con éxito en esta materiaLa modernización de la agricultura y la intensificación de las prácticas agrícolas son las causas de la pérdida de la biodiversidad

Viaje a Reino Unido

Atendiendo a estos casos de éxito que se están produciendo fuera de nuestro país, un grupo de expertos del proyecto 'InterFIELD' ha realizado esta semana un viaje a Reino Unido, a la sede de la asociación 'Game & Wildlife Conservation Trust', localizada en el suroeste del país. Allí han tenido la oportunidad de visitar y conocer de primera mano varios de estos proyectos demostrativos donde se están aplicando medidas de gestión agroambiental centradas en la conservación de aves acuáticas, recuperación de la perdiz y control de predadores.

En este viaje han participado la Federación Extremeña de Caza y su homóloga andaluza, ambas preocupadas por la situación, crítica en algunas zonas, de las especies cinegéticas. También les han acompañado técnicos de la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura y de otras administraciones regionales como Andalucía y Castilla-La Mancha así como representantes de la Diputación de Álava.

El presidente de FEDEXCAZA, José María Gallardo, tiene claro que en la reforma de la PAC todos los actores del mundo rural «tienen que ir de la mano» para apostar por «un futuro que respete a la fauna menor, garantice la viabilidad de las explotaciones agrarias, y genere nuevas posibilidades en un mundo rural especialmente deprimido y desgastado». En esa línea ha afirmado que «la PAC que tenemos hoy en día es ecológicamente insostenible», lo que hace imprescindible el desarrollo de un nuevo modelo agroambiental ibérico sostenible.

A partir de las conclusiones de esta visita y una vez realizado un estudio y análisis en profundidad de la materia, 'InterFIELD' publicará un informe con medidas de gestión agroambiental que podrán implementarse en España dentro de la nueva PAC en la que actualmente está trabajando la Unión Europea. El objetivo de este informe es reunir en un documento una serie de líneas de actuación que reflejen esa estrategia agroambiental.

Debate sobre la PAC

En medio del continuo debate al que llevamos asistiendo en el último año a cuenta de la reforma de la Política Agraria Común (PAC), debemos plantear una cuestión capital que tiene que estar por encima de cualquier sector, interés o política de compensación: la compatibilidad de la agricultura con la conservación de la biodiversidad y la fauna menor, dicho de otra manera, la búsqueda del equilibrio entre la rentabilidad agraria y la sostenibilidad medioambiental. Pese a que las medidas agroambientales implementadas a través de la PAC pretenden frenar la perdida de biodiversidad en los medios agrícolas, la conservación de las especies en estos hábitats sigue estando comprometida. Hablamos principalmente de aves agroesteparias, tales como la perdiz, el sisón, la codorniz o la avutarda, entre otras. Especies cuyo refugio, alimentación, reproducción e incubación tiene lugar en cultivos agrícolas de secano, especialmente de cereales, y cuyas poblaciones han sufrido un importante descenso en los últimos años. Un hecho que está suscitando una gran preocupación entre el sector cinegético.

Las causas del declive de la biodiversidad en estos ecosistemas pueden buscarse en diversos factores, pero el principal tiene que ver con la modernización de la agricultura y la intensificación de las prácticas agrícolas. El desarrollo de una maquinaria más competente y el uso creciente de agroquímicos, como pesticidas y fertilizantes, han mejorado sin duda la eficacia de las labores agrícolas y ha aumentado de manera exponencial la productividad de los cultivos, pero en detrimento de la pervivencia de la flora y la fauna.

A ello han contribuido también otros fenómenos y circunstancias como el adelanto en la fecha de cosechado motivado por el cambio en el régimen de lluvias, la introducción de nuevas variedades de cultivo o el efecto del cosechado nocturno. Esta última práctica provoca un gran número de muertes de ejemplares de aves al ser más difícil localizarlas entre el pasto por la falta de visibilidad. Todo ello ha provocado que estos ecosistemas sean económicamente más rentables, pero biológicamente más pobres.

Por tanto, si el objetivo es conservar la fauna y flora silvestre asociadas a los ecosistemas agroesteparios, el primer paso será buscar alternativas que no vayan en contra de la rentabilidad económica del agricultor pero que tengan un impacto ambiental nulo o muy reducido.

 

Fotos

Vídeos