El asesino de la golfista Celia Barquín será condenado a cadena perpetua

El asesino de la golfista Celia Barquín será condenado a cadena perpetua
DANIELLE GEHR

El norteamericano Collins Richards, que acabó con la vida de la joven en septiembre de 2018 en Iowa, no tendrá posibilidad de libertad condicional

MARTA SAN MIGUELSantander

«Hoy honramos la vida y la memoria de Celia Barquín Arozamena al haber hecho justicia», dijo en un comunicado la fiscal del condado, Jessica Reynolds. «Mi corazón está con la familia de Celia con la esperanza de que este resultado les brinde cierta paz. Por favor, sepan que toda nuestra comunidad lo apoya y lo lamenta. Este trágico crimen nos ha conmovido y entristecido a todos», dijo la letrada en un texto que ayer reproducían no sólo los medios locales, sino medios nacionales como USA Today.

El ataque a la joven promesa del golf sacudió a todo el país. Aquel 17 de septiembre de 2018, Collins Richards fue detenido unas horas después de que el cuerpo de la joven de Reocín apareciera sin vida. Richards, entonces de 22 años, defendía su inocencia a pesar de que todos los indicios apuntaban hacia él.

De hecho, en su primera comparecencia ante la jueza de distrito, Bethany Currie, y a pesar de que los investigadores no tenían dudas de su implicación directa, el detenido afirmó que no era el autor de las puñaladas en el torso, la cabeza, el cuello y la pierna izquierda que recibió Barquín cuando se encontraba entrenando en el campo de golf y que acabaron con su vida.

Sin embargo, a los seis meses de estar en prisión Richards cambió la versión de los hechos. Lo hizo a través de una carta manuscrita dirigida a la jueza Bethany Currie en marzo: en ella se declaraba culpable y pedía «perdón». Ahora, la Justicia da un paso más y pone fecha: el 23 de agosto será condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Entre los informes que incriminan al detenido estaban los de la policía, en los que queda claro que la herida que tenía Richards en la mano y algunas de las que se encontraron en el cuerpo de la joven se hicieron con la misma arma blanca, de al menos diez centímetros de filo. La Fiscalía mantuvo en todo momento su convencimiento de que no había relación previa entre la víctima y el autor, sino que fue un «acto aleatorio de violencia», y en un primer momento no descartó acusar a otras personas que pudieran estar en contacto con Richards el día del suceso.

Durante los registros, los agentes localizaron tres cuchillos entre las pertenencias del acusado, que no tenía domicilio conocido. El primero estaba en la tienda de campaña cercana al campo de golf donde, al parecer, pernoctaba Richards. Los otros dos en la casa de un amigo a la que acudió «sucio», mojado y con restos de sangre para ducharse. Otro testigo afirmó que le había manifestado que sentía una «necesidad de violar y matar a una mujer», aunque no se detectaron indicios de agresión sexual. Desde que está entre rejas -en prisión provisional bajo fianza de cinco millones de dólares- ha declarado en diversas ocasiones ante la jueza, ha solicitado el cambio de su abogado de oficio por «falta de comunicación» y ser juzgado en otro estado para evitar posibles presiones mediáticas.

Temas

Sucesos