Antonio Cabezas es campeón del mundo en tiro olímpico

Antonio celebra la victoria en Cheste. :: S. G./
Antonio celebra la victoria en Cheste. :: S. G.

Este joven de Valle de la Serena presume de ser el mejor en categoría júnior y el año próximo lo intentará en sénior

SOLEDAD GÓMEZVALLE DE LA SERENA.

A punto de cumplir 20 años, Antonio Cabezas Ayuso, de Valle de la Serena, se confiesa un gran aficionado a la caza, la cual ha practicado desde que era bien joven, acompañando a su padre y a su abuelo. Pero hace solo un par de años se dio cuenta de que los tiros iban por otro lado. Fue en 2017 cuando un día se acercó a la cancha de Quintana de la Serena para presenciar una tirada al plato. Allí no solo descubrió la que sería poco después su pasión, sino que también conoció a quien hoy es casi su mentor, Seve Calderón, de Esparragosa de la Serena, y otro de los grandes que donde pone el ojo pone el balín. En ese momento se fraguó una amistad que sirvió para que a Antonio le picara el gusanillo del tiro olímpico y comenzara a practicar hasta formar parte de la Federación Extremeña de Tiro Olímpico.

Y así hasta hoy, cuando luce orgullo en su cuarto, entre muchos otros premios, la medalla de oro y la copa que lo acreditan como campeón del Mundo de tiro olímpico en la modalidad de Trap5 en categoría júnior. Un título obtenido en el campeonato internacional celebrado en Cheste (Valencia). Aunque pareciera que la cosa era fácil, ya que rompió 142 de los 150 platos lanzados, Antonio «no las tenía todas consigo», asegura. El medio centenar de rivales, llegados sobre todo de España y Portugal, aunque también de Brasil, Italia, Francia y Reino Unido, estaban bien entrenados, destaca el tirador de La Serena. Pero él, debía estarlo más, ya que después de disparar un total de seis series, el deportista extremeño llegó a derribar diez platos más que el segundo clasificado.

El secreto, «el 98% es concentración y cabeza, y el resto tener una escopeta a tu medida, buen pulso y buena vista, y un poquito de suerte», confiesa. Y es que llegar hasta donde ha llegado no ha sido sin esfuerzo. Un par de días a la semana se desplaza hasta el foso olímpico que hay en Mérida para practicar. Pero no es ni mucho menos el único trofeo que atesora, ya que solo en lo que va de año ha quedado primero en la Copa Federación Española en Foso Universal, segundo clasificado en la Copa de España de Tiro olímpico y tercero en el Campeonato de España de Jóvenes Promesas, entre otros. Tampoco se olvida de su paso por el Campeonato de España en la categoría absoluta, con un quinto puesto, «superando a muchos tiradores con gran experiencia».

El extremeño llegó a derribar diez platos más que el segundo clasificado

En solo unos meses, Antonio dará un salto de nivel, comenzando a competir en la categoría sénior, ya que en unos días cumple 20 años «y ahí ya sí que hay que apretar bien los dientes porque me voy a encontrar con tiradores muy experimentados», dice. De momento, antes de que termine el año, participará representando a Extremadura en la Copa Federación de España en Almería, así como en el Campeonato de Extremadura y Campeonato de España por equipos.

De todos sus logros no solo está orgullosa su familia, sino también todo su pueblo. Por este motivo, el Día de Extremadura, Valle de la Serena le rindió un homenaje entregándole un nuevo trofeo «que es el que más ilusión me hace, el de mi gente».