«A garra y corazón no nos gana nadie»

Eli Pinedo, lanzando a portería. /
Eli Pinedo, lanzando a portería.

Jugadora de balonmano de la selección española

MIGUEL ÁNGEL ALFONSOmadrid

Eli Pinedo (Amurrio, Álava, 1981) y sus compañeras de la Selección Española de Balonmano se han ganado a pulso el apodo de guerreras por su entrega en la pista. De Londres 2012 regresaron con la medalla de Bronce y en Río de Janeiro esperan cosechar, al menos, el mismo éxito. La competición para ellas arrancará el próximo 6 de agosto contra Montenegro y en apenas tres días se volverán a ver las caras con Noruega, vigente campeona olímpica. Pero la extremo izquierdo está convencida de que se les puede ganar: «Ya les hemos ganado antes. Miedo ninguno».

Londres fueron sus primeros Juegos Olímpicos, ¿la emoción es la misma ahora?

La emoción y el gusanillo sigue siendo el mismo, a pesar de que no son mis primeros Juegos. Tengo unas ganas de llegar a Brasil horrorosas.

Tienen cuentas pendientes con las noruegas

Tenemos respeto hacia todos los rivales. Ya sabemos que las noruegas son muy buenas y tenemos que hilar muy fino si queremos ganarles, pero ya lo hemos hecho antes en varias ocasiones así que miedo ninguno.

¿Cómo ha sido la rutina de entrenamiento?

Venimos de estar diez días en Andorra, a dos mil metros de altura, corriendo y haciendo pesas a lo bestia, entrenando unas seis horas al día. Lo más duro de todo es la pretemporada, porque ahora nos vamos a Torrelavega otros siete días y ya haremos más trabajo táctico, en pista, que nos gusta más. Luego iremos a jugar un torneo a Noruega precisamente y el 29 partimos para Río de Janeiro.

¿Se puede superar el bronce?

Claro que se puede superar. Siempre se puede jugar mejor y seguir creciendo. Lo que queremos trasmitir a la gente es lo difícil que es llegar a los Juegos Olímpicos y luego mantenerse en la competición. Hemos conseguido muchos éxitos pero ha sido siempre a base de muchísimo trabajo.

¿Les gusta el apodo de guerreras?

Sí, porque forma parte de nuestro estilo de juego, de nuestra entrega en el campo sin dar ningún balón por perdido. No tenemos una crack mundial pero nuestra clave del éxito es que todas sumamos. A garra y corazón no nos gana nadie.

Parece que mujeres van a volver a ser protagonistas de la participación española en los Juegos.

Pueden volver a ser los Juegos de las mujeres, claro que sí. Aquí estamos para seguir luchando porque así sea.

¿Le preocupa el tema del zika?

No, sinceramente. Estamos informadas de todo y nuestros servicios médicos nos van a cuidar y proteger. Tenemos tantas ganas de pelear por las medallas que lo del zika no nos frena.

¿Se llega a disfrutar de la ciudad en unos Juegos Olímpicos?

Poquito. En Londres nos dio tiempo a ver la Casa de España y poco más. Yo ya conozco Río de Janeiro y no creo que no dé tiempo a mucho porque juegas un día y entrenas al siguiente.

¿Y lo del mito de la Villa Olímpica y sus fiestas?

Lo que pasa en la Villa se queda en la Villa (risas). Desde luego yo solo he estado en Londres y como nos quedamos hasta el final compitiendo no tuvimos tiempo de nada, pero supongo que hay gente que cae eliminada al principio y ya aprovecha el tiempo para disfrutarlo. Nosotros vamos a competir, al menos en el caso de las guerreras.

¿Van a ser sus últimos Juegos?

Supongo que sí porque ya hay que dar paso a las nuevas generaciones que vienen fuerte. La renovación es imprescindible. Yo creo que estoy por encima de la media de edad de las jugadoras de balonmano pero las lesiones me han respetado mucho y mi físico está bien. Puedo compararme con cualquiera de mi equipo que tenga cinco años menos, estoy como en Londres.

¿Se ha planteado qué hacer cuando termine su carrera deportiva?

Soy licenciada en pedagogía y estoy terminando un Máster en Periodismo Deportivo, además he lanzado una línea deportiva que se llama London 717. Está muy ligada al deporte femenino, no porque sea ropa deportiva, sino porque el 5% de los beneficios está destinado a esas niñas que no tienen para una ficha federativa. Es algo de lo que no me puedo despegar nunca aunque me retire.

A lo mejor la vemos como comentarista en los próximos Juegos.

(Risas) Pues no lo sé, puede ser.