Sin ascenso, pero con la cabeza alta

El sueño del Santa Teresa se deshizo en 7 minutos./Arnelas
El sueño del Santa Teresa se deshizo en 7 minutos. / Arnelas

El Tacón da la vuelta a la eliminatoria en siete minutos y trunca el sueño del Santa Teresa

MANUEL Gª GARRIDO

No pudo ser. Siete minutos inspirados de Jessica y de desacierto defensivo visitante voltearon una eliminatoria que parecía controlada y que se truncó al inicio de la segunda parte. Hablar de fracaso sería injusto, pero la decepción es inevitable para un Santa Teresa que acarició el retorno a Primera tras su descenso de hace un año.

Será un partido que una parte de la afición no olvidará nunca, que partía el mismo domingo de madrugada a Madrid. Todo iba según lo previsto, autobús puntual, los pasajeros acceden somnolientos pero con ilusión y pasados cinco minutos de las 6.30 la expedición ponía rumbo a Madrid para dar alas al Santa Teresa en su intento de regreso a la Liga Iberdrola. Cabezadas, algún ronquido y apenas unos susurros de conversación cuando un estridente y sospechoso pitido perturba la paz y cunde el sobresalto. El autobús aminora la velocidad repentinamente y se apea en el arcén. Asombro y desconcierto absolutos. El vehículo se ha averiado, no podemos seguir la marcha a más de dos horas y media del destino. Varios intentos infructuosos de arrancar, pero misión fallida. Tocaría esperar a la llegada de otro autocar para proseguir el viaje, pero el tiempo apremia y el margen se estrecha. La opción de que se habilitara otro medio de transporte que se desplazase desde Trujillo para recoger a la hinchada pierde fuelle al poco de plantearse y finalmente procedió de Miajadas. Empieza una espera eterna que duró alrededor de una hora y quince minutos. Primeros cigarrillos consumidos con ansiedad mientras se mira el reloj de manera compulsiva. «Que viene, que viene», falsa alarma. Los más pequeños amenizan dando la última hora con el micrófono, se improvisan cánticos, se ondean banderas y el buen humor se apodera de la expedición. El himno suena en el hilo musical y arranca las primeras palmas, pero no es el día y también se estropea. Entonces, varios niños lo corean a capela. De repente, 9.52 horas, aparece el nuevo autobús y el jolgorio es mayúsculo. Aleluya. Se retoma el viaje. Ya en marcha, momento del bocadillo y galletas para mitigar el hambre. No habrá parada para el desayuno. Directos a Madrid sin más paradas en el camino.

2 Tacón

Yohana, Samara, Suárez, Lixy, Esther, Badu, Malena, Chule, Prieto, Lorena y Jessica.

0 Santa Teresa

Yoli, Marta Parralejo, María Neira, Andrea, Raquel Ayuso, Nayadet, Carla, Mireya, Ayano, Estefa y Belén.

Árbitra:
María Eugenia Gil Soriano (gallega). Amarillas para Andrea, Mireya, Lixy, Lucía, Carballo y Badu.
Goles:
1-0, m. 50: Jessica. 2-0, m. 57: Jessica.
Incidencias:
Unos 1.000 espectadores en el García de la Mata, con nutrida presencia de aficionados pacenses.

El partido empieza con parte de la afición aún a varios kilómetros del García de la Mata, que ya vibra con el pitido inicial. Transistores y móviles permiten seguir los primeros compases del encuentro, que se inicia con un dominio territorial del CD Tacón, muy combativo, que presiona sin descanso, mientras que el Santa Teresa, bien replegado y ordenado trata de evitar cualquier vía de fuga por la que fluya la ofensiva rival. Intensidad, físico y concentración, eran las claves a priori y se tradujo sobre el césped.

Se esperaba que las pacenses estuvieran más incómodas en los primeros instantes, pero el temple se impuso. Los nervios y la precipitación nublaron las ideas de las locales, muy imprecisas. No hubo agobios ni un exceso de presencia en el área de Yoli, que apenas tuvo que intervenir. Era la mejor noticia. El reloj seguía corriendo y el Santa estaba un poco más cerca de ascender a los cielos del fútbol femenino. Las de Juan Carlos Antúnez trataban de cortocircuitar la salida del balón rival, pero sin vaciarse con un derroche que pasara factura en la segunda parte. El partido iba a ser largo.

Mireya se multiplicaba y acumulaba kilómetros en coberturas. Defensa coral, esfuerzo titánico atrás y algún tímido balón colgado como balance ofensivo de un Santa Teresa, que tampoco precisaba más. En los acercamientos más claros, el conjunto tiró el fuera de juego con maestría y efectividad y pilló a las extremeñas. Chule intentaba sacar tajada de su golpeo de larga distancia, pero el muro de la zaga visitante era infranqueable. Jessica peleaba contra el mundo tratando de aprovechar su potencia y velocidad, pero sin espacios era incapaz de ser productiva. Gema Prieto, la alquimista del Tacón, estuvo bien vigilada y apenas pudo inquietar.

Pero los renglones torcidos se reservaban para la segunda parte. Apenas se cumplían cinco minutos desde la reanudación y la falta de contundencia permitía a Jessica rematar un balón dentro del área y superar a Yoli, 1-0. Quedaba un mundo y ahora al Santa no le valía con resguardarse, tenía que exponer algo más, es decir, asumir riesgos. Pero sin apenas haber encajado el primer revés, llegó el segundo, más duro aún si cabe. De nuevo Jessica pillaba descolocada a la zaga y se plantaba sola ante Yoli. Y no falló. La delantera cruzó el esférico al palo largo de la meta manchega y daba la vuelta a la eliminatoria. Mazazo enorme y era el momento de probar la capacidad de reacción de las pacenses, que se veían por detrás en el global por primera vez en todo el playoff.

Las dudas afloran y la zaga se vuelve un flan. El Tacón huele sangre y quiere aprovechar la fragilidad momentánea de su presa. El desasosiego invade a las futbolistas visitantes pese a que resta aún media hora. Pero la desconexión en el Santa se agravaba. Solo a balón parado inquieta a su rival. De nuevo la conexión entre Marta Parralejo y Belén, con la oliventina rematando de cabeza un centro largísimo de la zaguera de Navalvillar de Pela.

Y la tuvo el Santa, que sacaba las garras y los dientes. No estaba todo dicho. Yohana hacía tres paradas milagrosas en una triple ocasión de las pacenses. Cabezazo de Belén que rechaza la arquera, el rechace es para Raquel Ayuso que empala y finalmente Nayadet tampoco acierta. La moneda estaba en el aire y podía caer de cualquier lado, porque en la acción siguiente el Tacón mandaba el balón al larguero. Toma y daca puro. El cronómetro no da tregua y ya no hay lugar para conservar. Antúnez adelantaba la línea de la retaguardia muy cerca de la medular y cada contra era un castigo para el Santa, obligado a doblar esfuerzos.

El técnico pacense sacaba todo lo que tenía en ataque. Alicia y Mariana al campo y sacrificaba a Andrea y Ayano. Yohana se vistió de heroína una y otra vez y neutralizó todos los intentos visitantes. El Santa lo intentaba, pero las piernas flaqueaban, se les escapa el sueño. La Liga Iberdrola tendrá que esperar y las pacenses jugarán en la Primera B.