La remasterización de un ascenso

'Pini', Estefa, Marta Parralejo, Juan Carlos Antúnez, Pablo Ritoré y Roberto Gil, 'supervivientes' del primer ascenso. :: pakopí/
'Pini', Estefa, Marta Parralejo, Juan Carlos Antúnez, Pablo Ritoré y Roberto Gil, 'supervivientes' del primer ascenso. :: pakopí

Antúnez, Estefa, Parralejo, 'Pini', Pablo Ritoré y Roberto Gil rememoran la gesta del Santa Teresa hace cinco años con el anhelo de repetir la historia

MANUEL Gª GARRIDO BADAJOZ.

Mañana será un día especial cargado de emociones, pero para seis integrantes del Liberbank Santa Teresa también tendrá un componente nostálgico y evocador. Han pasado cinco años de una efeméride histórica. Un grupo de soñadores empedernidos se colaban en la élite del fútbol femenino enfundados en un mono de trabajo tejido a mano con esfuerzo y humildad. Hoy, con esas mismas armas y una pizca de experiencia adquirida, tienen la oportunidad de reeditar el ascenso.

En aquel mes de mayo de 2014, la vuelta ante el Plaza de Argel se disputó en casa, tras el apretado 1-1 de la ida en Alicante. Nimio botín que a la postre fue definitivo. «Entonces nos valía el 0-0, como ahora», relata Estefa. «Estaba deseando que pitase el final, porque tuvimos ocasiones pero no fuimos efectivas». Aunque, sin duda, para la centrocampista pacense «lo mejor fue ver que la familia del Santa Teresa estaba en Primera». Explica que la ilusión es máxima y que la gran diferencia que percibe respecto a entonces es el crecimiento exponencial del fútbol femenino, «que nos permite jugar en grandes estadios y ahora se nos considera verdaderamente futbolistas».

De aquel plantel la otra 'superviviente' es Marta Parralejo. Con apenas 20 años era otra de las titulares. La defensora de Navalvillar de Pela resalta el espíritu de equipo, un patrimonio que han heredado de aquella generación. «Estábamos convencidas de que íbamos a subir, que si nos dejábamos todo en el campo se conseguiría. Se nos hizo eterno, pero mantuvimos el resultado gracias al trabajo brutal de todas las compañeras».

LOS PROTAGONISTAS Juan Carlos Antúnez Entrenador Pablo Ritoré Fisio Estefanía Lima Capitana Roberto Gil Delegado Marta Parralejo Defensa José María Pinilla 'Pini' Preparador físico

Dando instrucciones y sufriendo desde la banda estaba el incombustible Juan Carlos Antúnez, uno de los padres deportivos de aquel proyecto con vocación de continuidad. La tensión y la angustia congelaron el crono, que avanzaba con parsimonia. «El tiempo pasaba muy despacio, sobre todo en el descuento. Fueron los minutos más largos de mi vida deportiva. Una vez llegó el final me acordé de todo lo que habíamos sufrido durante la temporada».

Los focos no suelen reparar en ellos, pero parte del sueño les pertenece. Tres componentes del cuerpo técnico que vivieron aquel ascenso se mantienen en la sombra como un engranaje más de la cadena. Uno de ellos, el fisio, Pablo Ritoré, destaca que fue un duelo duro, pero a la vez bonito, con dos equipos muy parejos. Lo que sintió en el minuto 90 fue indescriptible: «Increíble, tenía la adrenalina por las nubes. Fue una sensación que me gustaría volver a repetir». Mismo deseo que expresa José María Pinilla, el preparador físico. Para 'Pini' aquel momento es sinónimo de felicidad desbordada: «Me puse a saltar y a llorar por el campo y luego estuvimos con los familiares y la afición en la fuente celebrándolo. Es una imagen imborrable».

Roberto Gil, delegado del club, tiene una fotografía vívida grabada en su memoria de aquellos instantes: «Lo único que me salió fue clavar las rodillas en el suelo y echarme a llorar. Era el premio a una temporada muy sufrida y de mucho sacrificio».

Es turno de ampliar el repertorio de recuerdos mágicos y remasterizarlos. Madrid y el CD Tacón esperan.

«El tiempo pasaba muy despacio. Fueron los minutos más largos de mi vida deportiva»

«Cuando pitó el árbitro fue increíble, una sensación que me gustaría volver a repetir»

«Lo mejor fue ver que la familia del Santa Teresa estaba en Primera»

«Lo único que me salió fue clavar las rodillas en el suelo y echarme a llorar»

«Se nos hizo eterno, pero supimos mantener el resultado gracias al trabajo brutal de todas»

«Recuerdo estar con los familiares y la afición en la fuente celebrándolo. Una imagen imborrable»

Más