Homenaje y ovación a Piqué por sus 100 partidos

Piqué celebrando sus 100 internacionalidades/EFE
Piqué celebrando sus 100 internacionalidades / EFE

El equipo realizó un pequeño acto para felicitar al central, recién estrenado en la lista de centenarios de la selección

MELISA CABALEIROMadrid

El combinado español, reunido en Krasnodar, quiso tener un detalle con su compañero, tras haber alcanzado los 100 partidos con La Roja. Fue el capitán, Sergio Ramos, el encargado de otorgarle una camiseta en el 100 en la espalda. Un momento muy especial para el catalán, que sustuvo la camiseta entre las manos esbozando una amplia sonrisa mientras sus compañeros le aplaudían y vitoreaban.

Un acto que no se perdieron ni el seleccionador, Fernando Hierro, ni el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, que acompañaron a la pareja de centrales en la tradicional foto con la camiseta.

Alcanzar la cifra de 100 con la elástica roja es algo de lo que muy pocos pueden presumir. Un 'top 10' encabezado por Íker Casillas, con 167 partidos, al que le sigue Sergio Ramos, con 153. Gerard sabe que es integrante de una lista privilegada, de la que empezó a formar parte hace nueve años. «Mi primer partido fue contra Inglaterra, en Sevilla, en el año 2009, fue mi primera convocatoria y desde el primer momento, el míster Vicente decidió que jugara de titular y para mi fue un grandísimo momento, a nivel profesional y personal porque conocí un grupo magnífico junto al cual he vivido los últimos años», afirmó el internacional, que también dejó latente su tristeza ante los que podrían ser sus últimos partidos con la selección. «Lo he pasado francamente bien durante este tiempo», dijo.

Sin embargo, cree firmemente en las posibilidades que tiene España en el Mundial. «Creo que tenemos muchas opciones de hacer algo muy bonito. Si lo ganásemos ya sería la hostia, pero hay que ir partido a partido, estamos en buena posición para pasar a la siguiente fase y ahí, vamos viendo si podemos levantar la copa», comentó con una sonrisa.

Nueve años que han dado para mucho. Momentos muy buenos, de éxitos inolvidables para el país, con dos Eurocopas y un Mundial en apenas 4 años. Sin embargo, para Gerard hay cosas más importantes. «Por encima de todo me quedo con la gente de la Federación, el grupo humano que hay: doctores, fisioterapeutas, todo el staff técnico...son gente muy buena, que me ha tratado muy bien. Siempre que he venido aquí han sido como una familia», se sinceró.