Salah no basta para frenar a Rusia

Salah no basta para frenar a Rusia

La selección anfitriona resolvió el partido ante Egipto en quince minutos y certifica virtualmente su pase a octavos de final

Víctor M. Robledo
VÍCTOR M. ROBLEDO

Durante sus años al frente de la selección española, Vicente del Bosque citó con frecuencia una frase de William Shakespeare cada vez que aparecía una piedra en el camino de La Roja: «Todo lo que sucede, conviene». El seleccionador ruso Stanislav Cherchésov, sin embargo, no pudo esconder una mueca contrariada el pasado jueves cuando Alan Dzagoev tuvo que retirarse a los veinte minutos del partido inaugural ante Arabia Saudí. El exitoso plan de urgencia al que recurrió entonces, con las entradas de Cheryshev y más tarde de Dzyuba, tuvo continuidad este martes en la victoria por 3-1 ante Egipto y dejó en el aire la sensación de que la selección anfitriona ha encontrado el encaje perfecto a sus piezas.

Héctor Cúper, tras jugar al despiste durante los últimos días, se aferró desde el inicio a Mohamed Salah para mantener vivo en el Mundial a su equipo. El delantero del Liverpool regresó a los terrenos de juego tras la lesión en el hombro que sufrió en la final de la Champions, aunque acusó enormemente el periodo de inactividad. En la primera parte, ambos equipos protagonizaron 45 minutos llenos de tanteos, pero sin verdaderos golpes. Salah acaparó todo el peligro egipcio con un par de aproximaciones inocentes en la recta final, mientras que Rusia bombardeó el área rival con balones laterales para el gigante Dzyuba. Sus 1,94 metros de altura fueron, por momentos, imposibles de defender para la zaga de Egipto.

3 Rusia

Akinfeev; Mario Fernandes, Kutepov, Ignashevich, Zhirkov (Kudriashov, m. 86); Gazinskiy, Zobnin, Samedov, Golovin, Cheryshev (Kuziaev, m. 73) y Dzyuba (Smolov, m. 79).

1 Egipto

Elshenawy; Fathi, Hegazy, Gabr, Abdel Shafy; Hamed, Elneny (Warda, m. 64); Salah, Said, Trezeguet (Shoby, m. 68) y Mohsen (Kahraba, m. 82).

Goles
: 1-0: min. 46, Fathi (p. p.). 2-0: min. 59, Cheryshev. 3-0: min. 62, Dzyuba. 3-1: min. 73, Salah (p.).
Árbitro
: Enrique Cáceres (Paraguay). Amonestó al ruso Smolov (m. 84).
Asistencia
: Estadio de San Petersburgo. 64.468 espectadores

El partido se desató tras el paso por los vestuarios, con una selección rusa que entró al césped como un huracán y sentenció a su rival en poco más de un cuarto de hora. En el minuto 47, el egipcio Fathi envió el balón al fondo de su propia portería al tratar de cortar un envío lateral hacia Dzyuba. Trece minutos después, Dennis Cheryshev confirmó su buen momento al culminar desde el corazón del área un larga jugada por la banda derecha entre Samedov y Mario Fernandes. En la acción posterior, Dzyuba controló con el pecho en el borde del área tras una falta lanzada por Rusia en campo propio, aprovechó su cuerpo para protegerlo y remató a placer.

Egipto recortó distancias en el minuto 73 con un penalti transformado por Salah. El árbitro paraguayo Enrique Cáceres había señalado falta al borde del área, pero el VAR corrigió su decisión. Fue toda la producción ofensiva en toda la segunda mitad del equipo egipcio, que puede quedar eliminado del Mundial en función del resultado del Uruguay-Arabia Saudí. Cherchésov, por su parte, dio descanso en la recta final a Cheryshev y Dzyuba, muy ovacionados por su público al ser sustituidos. El jugador del Villarreal volvió a ser nombrado jugador del partido y encabeza además la tabla de máximos goleadores del Mundial junto a Cristiano Ronaldo. El plan B de Rusia empieza a parecer su verdadero plan.

Más información