Victoria sin alardes del Moralo ante el Llerenense

Del Castillo abrió el partido con un gran gol. :: miguel camacho/
Del Castillo abrió el partido con un gran gol. :: miguel camacho

Los visitantes se plantaron en el Municipal de Navalmoral con la idea clara de no salir goleados y lo lograron; los verdes fueron dueños absolutos del rectángulo de juego

MACAMA NAVALMORAL.

No hay mejor manera para olvidarse de una derrota que te desplaza del cuarteto de cabeza que conseguir una victoria en la primera oportunidad que se tiene. El Moralo cumplió el guion que se presuponía ante un voluntarioso Llerenense, que se plantó en el Municipal de Navalmoral con la idea clara de no salir goleado y lo logró. Los verdes fueron los dueños absolutos del rectángulo de juego y por consiguiente de la situación. Su guardameta Pedraza apenas tuvo que intervenir y cuando lo hizo fue sin ningún tipo de apuros.

2 MORALO

0 LLERENENSE

Moralo
Pedraza; Chele, Julio Rodao, Suso, Iván Sánchez, Del Castillo, Sergio Gómez, Rubén Rivera (Rulo, min. 78), Yoni, Sergio Alonso (Nombela, min. 86) y Valentín (Caramelo, min. 63).
AD Llerenense:
Juan Rubiales; Luis, Noni, David, Sergio Cebada, Zury (Mario, min. 82), Tiny, Jesús Toy (Juan, min. 24), Lolo, Jesús Romero y Raúl.
Goles:
1-0: Del Castillo, min. 21. 2-0: Iván Sánchez, min. 29.
Árbitro:
Carrasco Borrero. Mostró cartulina amarilla a los locales Rubén Rivera y Rulo; y a los visitantes David y Tiny.
Incidencias:
Unos 600 espectadores en el Municipal de Navalmoral. Los equipos fueron acompañados desde el túnel de vestuarios por miembros de la Plataforma Ciudadana Vida, que portó una pancarta en defensa de Extremadura y por la continuidad de la Central Nuclear de Almaraz.

Los de Llerena completaron la convocatoria con tres juveniles obligados a jugar, muy mermados por sanciones y lesiones, y nunca comprometieron a un Moralo superior en todas las facetas. Aún así, los de la Campiña Sur hicieron un buen trabajo defensivo, con orden, manteniendo vivo el partido hasta el final. Buena parte de 'culpa' la tuvo el conjunto local, que se conformó, no haciéndole falta apretar para sumar tres puntos valiosos que le permiten aspirar a volver a los puestos con premio.

La décima victoria para los de Diego Merino se fraguó en la primera media hora. Desde el saque inicial se vieron las intenciones de ambos contendientes. Al Moralo, muy tenaz en las suyas de constante ataque, le bastó estar acertado en dos acciones claras para sentenciar el duelo. Del Castillo clavó un balón suelto dentro del área en la escuadra derecha de Rubiales para el 1-0. Su equipo respiró, pero siguió buscando el gol para encarrilar más aún el encuentro. Y no tardó en conseguirlo porque una dejada al hueco, a la espalda de la defensa de Valentín a Iván Sánchez en carrera, le plantó delante del guardameta visitante para batirlo por bajo con clase. El 2-0 hacía justicia y presentía que caerían más en las redes llerenenses por la diferencia entre uno y otro conjunto, pero los moralos ya no fueron tan impetuosos. Continuó su dominio claro pero ya el crono no le exigía, tampoco el rival, así que se medio conformó con la renta.

Tras el descanso se pudo ver precisamente eso. Sólo algunas llegadas locales que abortó el cancerbero, o un defensor claramente con las manos dentro del área que el árbitro no vio, fueron lo que rompió el aburrimiento general. El Llerenense no cambió nada su planteamiento en busca de la machada y el Moralo a medio gas acumuló aproximaciones al área contraria sin poder definirlas para cerrar el cómodo partido. Haber desbloqueado el duelo tan pronto y con tanta claridad pesó en la mentalidad de los jugadores. La segunda mitad sobró.

 

Fotos

Vídeos