Último ensayo en el Romano

Enrique trata de irse de Villa en el partido de ida. :: DELGADO/
Enrique trata de irse de Villa en el partido de ida. :: DELGADO

En la antesala del playoff de ascenso, el Mérida cierra la Liga ante un Calamonte que aspira a ser el primero en asaltar el estadio emeritense

M. G. Y FELIPE J. DELGADO MÉRIDA y CALAMONTE.

Nada por aquí. Nada por allá. Es lo que se juegan Mérida y Calamonte en el partido que cierra la Liga en el Romano esta tarde (19.00 horas). Los de Santi Amaro buscarán seguir sumando datos positivos: equipo más goleador, defensa menos goleada, 93 puntos. Mientras que los de Alberto Ortiz buscarán clausurar su irregular temporada ganando en un campo hasta ahora inexpugnable. Será la antesala de las vacaciones calamonteñas y de la final por el ascenso del Mérida.

Santi Amaro, más pendiente casi de los posibles rivales que de la propia competición doméstica en el último mes, ha convocado a todos sus jugadores para la última jornada de Liga, salvo al lesionado Migue Montes, por lo que tendrá que hacer dos descartes esta tarde. Alberto Ortiz, por su parte, cuenta con todo el plantel para regresar a 'su' casa.

El 'once' de Santi Amaro será una incógnita. El técnico emeritense puede mezclar jugadores pocos habituales y titulares que no han jugado en las últimas semanas, como lo lleva haciendo en las últimas jornadas; o apostar por el equipo que jugará la ida de la final para que vuelvan a jugar todos juntos y tengan ritmo de competición a una semana del partido clave de la temporada.

El Calamonte llega con la idea de disfrutar de un partido que todos quieren jugar. «Nosotros vamos con muchas ganas dejugar, de disfrutar y sobre todo de ganar. Y más ante un equipo como el Mérida, campeón de Liga, que nos ganó en casa con dos individualidades. A nosotros, por nuestra forma de jugar, nos gustan más enfrentarnos a los grandes. Y al Mérida tenemos ganas de ganarles Va a ser un gran partido con muchos aficionados de Mérida y de Calamonte en la grada», afirma Juanfe, el mediocentro calamonteño.