TERCERA

A la UPP solo le queda supergolear para soñar

El Plasencia necesita ganar por varios goles de diferencia para llegar con opciones de playoff a la última jornada

JUAN CARLOS RAMOS PLASENCIA.

Lo que le queda al Plasencia ya no es misión imposible, es de auténtico milagro deportivo de proporciones nunca ante vistas en la historia del deporte. El empate del Coria este sábado en Calamonte hace que la clasificación del equipo cauriense para el playoff sea virtual y que el Plasencia, si quiere arrebatarle el cuarto puesto, tenga que completar una proeza histórica.

Para empezar, debe ganar en una plaza tan complicada como la del Llerenense, si bien es cierto que ya no se juega nada. Segundo, ganar la próxima semana a un Jerez que tampoco se juega nada. Tercero, esperar la próxima jornada la derrota del Coria en su campo ante el Extremadura, otro que llega sin motivaciones a esta recta final. Y cuarto, lo más inverosímil, ganar al Llerenense y al Jerez por una diferencia acumulada de once goles.

Es algo a lo que obliga por la diferencia de goles actual del Coria y el Plasencia, que decantaría la balanza a favor de los primeros en caso de empate a puntos, ya que en los duelos particulares firmaron dos igualadas.

Es decir, dos victorias de la UPP por 0-5 y 6-0 y una derrota del Coria darían la clasificación a los placentinos en la última jornada.

El Plasencia es consciente de que estas cuentas son utópicas y prefiere salir a Llerena a competir y a sumar una victoria que borre el mal sabor de boca que han dejado los últimos tropiezos ante el Valdelalcazada y el Diocesano, que han torpedeado sus opciones de clasificación para el playoff.

El quinto puesto supondría obtener la segunda mejor clasificación en los últimos quince años. La temporada pasada fue tercero y en la 2007/2008 también logró el quinto puesto. Entre medias, dos descensos y demasiadas campañas insípidas.

Lo tendrá que hacer sin dos jugadores, que fueron expulsados el pasado domingo. Por una parte, Javi López, sancionado con un partido; y por otra, el segundo portero, Héctor, con dos partidos.

El Llerenense, por su parte, quiere alargar su idilio en el Fernando Robina, donde ha ganado cuatro de sus últimos cinco partidos y seguir optando a alcanzar el décimo puesto.