Situación límite en el Plasencia

José Luis Arroyo, en primer término, ha sido el último en dejar la UP Plasencia. :: PALMA/
José Luis Arroyo, en primer término, ha sido el último en dejar la UP Plasencia. :: PALMA

Las marchas de Kevin, Tano, Flórez y Arroyo han despertado un gran malestar entre los socios por la falta de comunicación del club

JUAN CARLOS RAMOS PLASENCIA.

La UP Plasencia vive la situación más complicada de los últimos años. El mes de enero está siendo demoledor para los intereses placentinos y eso que se encuentra a un solo punto del playoff. En solo dos semanas se han marchado cuatro piezas básicas en los esquemas de Luismi, todos titularísimos: Kevin, Tano, Flórez y Arroyo, que suman 21 de los 37 goles que lleva la UPP.

Los dos últimos en salir han sido Flórez, rumbo a la Arandina, y Arroyo, sin equipo de destino conocido. A poco más de 36 horas para el cierre de mercado de invierno, el Plasencia solo tiene 16 futbolistas en plantilla, de los que uno está lesionado y tres de ellos han tenido una presencia testimonial.

Flórez disputó el pasado domingo en Navalmoral sus últimos minutos después de un tenso pulso con el club. En la grada, ya todos sabían que se marchaba a Aranda de Duero. Sin embargo, pocos sabían del interés de Arroyo de dejar la disciplina unionista.

La prioridad es realizar al menos dos fichajes y/o buscar alguna cesión en las próximas 36 horas

A diferencia de los tres primeros, la salida de Arroyo no obedece estrictamente a temas económicos y tiene que ver más con problemas de índole personal. El club le subió hace poco el salario, pero el centrocampista trasladó al cuerpo técnico que no estaba preparado psicológicamente para acabar la temporada.

El anuncio de su baja saltó a redes sociales este martes sin que la UP Plasencia lo hubiera hecho antes oficial. Como tampoco hizo con Tano ni con Flórez. En el primer caso, el sevillano ya se despidió en Twitter. En el segundo, la Arandina y el jugador ya lo han anunciado en redes sociales y se ha publicado en toda la prensa burgalesa, aunque a última hora de ayer su ficha seguía perteneciendo a la UPP. Tampoco han dicho nada de la situación económica que vive el club y el porqué de tantas bajas. Tampoco de por qué la última asamblea se celebró hace ya dos años.

Y esa falta de comunicación ha desatado un pequeño cisma entre los socios, que pueden entender la falta de recursos, pero no la falta de claridad. «A ver si salimos y hacemos un comunicado con lo que está sucediendo, es lo mínimo que merecen aficionados, socios y espónsors. Tienen su derecho a saber qué pasa», decía un abonado. «Me parece una falta de respeto a los aficionados. Queremos una explicación, que aunque sea mala, creo que la merecemos», decía otro.

El club rápidamente recogió el guante y ha querido entonar el 'mea culpa'. Reconocen que la comunicación es mejorable, pero que no han parado de trabajar para suplir las bajas. La prioridad es realizar al menos dos fichajes y/o buscar alguna cesión, pero en estos días se han encontrado que la imagen dañada este mes de enero está jugando en su contra para contratar futbolistas. Fuera ese el motivo o no, Ibou se fue a un Pulpileño lejos del playoff y Javi Martín prefirió optar por luchar por evitar el descenso con el Arroyo antes que buscar la ascenso con la UPP.

Presupuesto

También reconocen que el presupuesto se le ha ido ligeramente de las previsiones. Arrancaron con un proyecto austero, pero las llegadas de Edet y Arroyo descuadraron el balance. Tras los retrasos, no hubo más remedio que atender las solicitudes de cartas de libertad y dar salida a las nóminas más altas.

«Que nadie dude que estamos trabajando para sacar esto adelante y tener el presupuesto cubierto en mayo. Queremos seguir luchando por el playoff. Pero sí es cierto que las peñas y los socios se merecen una explicación y se la daremos en rueda de prensa. No queremos dar esa sensación de falta de claridad», dicen desde el club, que este martes se reunió con el alcalde Fernando Pizarro para hacerle llegar la actualidad de la entidad.