TERCERA

Recuerdos vivos del Moralo-Linares

Miguel Ángel Iglesias, Pulido y David. :: miguel camacho/
Miguel Ángel Iglesias, Pulido y David. :: miguel camacho

Los de Navalmoral vuelven a verse las caras con idéntico rival al de 22 años atrás

MIGUEL CAMACHONAVALMORAL.

Salvando las distancias, el Moralo CP vuelve a tener que verse las caras con el Linares en el camino hacia Segunda B. Hace 22 años fue un a cara o cruz dentro de una liguilla de ascenso que los emparejó en las dos últimas jornadas para jugársela.

Como en 1997, el equipo de Navalmoral será el primero que ejerza como local. Este sábado a partir de las 21.00 horas su plantilla y su directiva quieren un Municipal que vibre y lleve en volandas a los verdes a obtener un buen resultado de cara a la vuelta. La venta anticipada de entradas puesta en marcha el miércoles alcanzó el medio millar solo el primer día. El Linares dispondrá de 300, por lo que el campo registrará la mayor afluencia, rondando el lleno, de los últimos años con cerca de 3.000 espectadores.

El héroe del primer ascenso a Segunda B del Moralo, con su gol en el estadio Linarejos, fue David. Acudirá mañana al Municipal junto a quien fue su entrenador, el hombre récord del club, Miguel Ángel Iglesias. «Lo primero que se te viene a la mente, nada más conocer esta eliminatoria, son los muy gratos recuerdos que vivimos, lo que significó para el club y para Navalmoral», coinciden ambos. Reconocen que por entonces descubrieron la cara triste y alegre del fútbol, con situaciones contrapuestas que se dieron con los dos partidos, pero, afortunadamente para el Moralo, con final feliz. «La pena es que la vuelta la volvamos a jugar fuera de casa», manifiesta Pulido, el jugador que marcó el 1-0 en casa en 1997 y que posteriormente fue contrarrestado en el último minuto por el Linares para aguar la fiesta local. «En Navalmoral hay que intentar sacar un buen resultado, a ser posible con nuestra portería a cero, y allí saber sufrir. En los playoffs siempre hay que tener suerte y en este tipo de partidos, sobre todo, mucha concentración. El Moralo, si sigue en su línea, tendrá muchas posibilidades de pasar», agrega.

Los tres no se atreven a dar algún consejo a los verdes: «Es difícil darlo. El equipo está plenamente capacitado para ver, analizar y desarrollar lo que la eliminatoria requiere. Sería una falta de humildad por mi parte dar un consejo a un profesional como Merino. Varios de sus jugadores tienen la experiencia suficiente como para enfocar la ida y la vuelta desde la serenidad, y estoy convencido de sus posibilidades», concluye Iglesias.