Un quiero y no puedo en el derbi del Campiña Sur

MANUEL TORO

LLERENA. Había mucha expectación desde el primer minuto para un partido que no se celebraba desde hace 22 años. Horas antes, varios altercados pudieron ensuciar el partido por parte de algunos sectores radicales a las afueras del campo, pero eso es otra historia.

0 LLERENENSE

0 AZUAGA

AD Llerenense
Juan Rubiales, Luis, David de Diego, Noni, Sergio Cebada, Zuri, Mario Tomé, Jesús Romero, Lolo Gato (Miguel Corao, min 80), Manuel Barroso y Jaime Mateos (Mario Benjumea, min 71).
CD Azuaga
Carlos; Álvaro, Ruby, Kiko, Copito, Enrique, Isaac, Ilyes (Jesús Rodríguez, min 86), Nono (Neftali, min 74), Chepe y Moisés (Pelu, min 82).
Árbitro
Borja Villa Maestre, amonestó en el Llerenense a Luis, Mario Tomé y Lolo Gato y en el Azuaga a Nono.
Incidencias
Más de 2.000 espectadores en el Fernando Robina.

Pero volviendo al tema futbolístico, se podía sentir la tensión concentración exprimida desde el primer saque de centro. El conjunto rojiblanco comenzó apretando los primeros minutos: Chepe recortaba y tiraba rozando el palo anunciando peligro, algo que servía de espabile al Llerenense para igualar fuerzas. Pese a ello, esto no sirvió de mucho. Sonaba el pitido que señalaba el final de la primera parte y todavía no se había visto en el Robina ni tan si quiera una ocasión de gol.

La tónica, en la segunda mitad, sería más de lo mismo. La más clara para el Llerenense llegaría de manos de Manuel Barroso tras un tiro que rebota y salía a pocos centímetros de la portería rival. Por parte de los visitantes, Kiko intentó desde fuera del área el tiro en un par de ocasiones y poco más.

El quiero y no puedo era latente. Balones largos, pases interceptados por los rivales y mucha interferencia de juego. Al final, 0-0, reparto de puntos entre dos rivales que luchan por la permanencia y ambos equipos contentos.