Premio excesivo para el Mérida

Joaqui Flores es abrazado por sus compañeros tras anotar uno de sus dos goles ayer. :: f. negrete/
Joaqui Flores es abrazado por sus compañeros tras anotar uno de sus dos goles ayer. :: f. negrete

Los romanos vencieron 0-4 ante un buen Racing Valverdeño que aguantó el empate a cero hasta el minuto 75

FERNANDO NEGRETE VALVERDE DE LEGANÉS.

Setenta y cinco minutos duró la batalla en el Municipal de San Roque ante un buen Racing Valverdeño y el Mérida, al que le costó llevarse los tres puntos de Valverde y que, sin duda alguna, no mereció tan abultada victoria, 0-4. Como ha dicho Amaro a Josefote en la despedida, «el resultado no refleja lo que se ha vivido en el terreno de juego».

0 VALVERDEÑO

4 MÉRIDA

Racing Valverdeño
Alonso, Lucas, Roberto, Aitor, Samuel (Manu, min. 82), Balsera, Jona, Loiro, Mancha (Alejandro Bravo min. 59), José Mari y Uva (Silve, min. 74).
Mérida
Javi Sánchez, Adri Montesino, Álex Jiménez, Puyi (Cristo, min. 63), Joaqui Flores (Juanjo Chavalés, min. 87), Curro, Miguel Montes, Muneta, Javi Chino, Héctor y Santi Villa.
Goles
0-1: Joaqui Flores, m. 74. 0-2: Joaqui Flores, m. 85. 0-3: Cristo, m. 87. 0-4: Santi Villa, m. 89.
Árbitro
Garro Sánchez. Amonestó con amarilla al local Samuel y a los visitantes Curro, Puyi y Héctor.
Incidencias
Municipal de San Roque. Unos 450 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del expresidente del Racing Valverdeño Antonio Sánchez 'Reloj'.

Y es que el Racing Valverdeño salió con nada que perder y mucho que ganar, con un equipo muy bien plantado en el terreno de juego, y con las ideas muy claras, sin dejar tocar a los medios Puyi y Curro, obligando a los romanos a jugar por bandas, con unos activos Joaqui Flores, que acabaría siendo el protagonista, y Santi Villa.

A los romanos se les veía incómodos en el terreno de juego, tal y como buscaron los racinguistas desde el primer minuto y ante esta situación fueron mejores los locales, que, de haber aprovechado las oportunidades el resultado pudiera haber sido otro. A los 15 minutos de juego, Samu, con un centro-chut, obligó a lucirse a Javi Sánchez para evitar el 1-0. Esta jugada hizo que los locales se lo creyeran y apretaron con todas sus fuerzas. Poco después, un córner botado desde la izquierda es peinado levemente y el balón acaba golpeando en el poste de Javi Sánchez. En el rechace el balón golpea en la mano de un defensor dentro del área emeritense pero el colegiado dejó continuar el juego ante las protestas locales.

Susto que hizo reaccionar a los visitantes, de la mano de Joaqui Flores, el mejor del partido. Lo intentó tras un centro de Santi Villa desde la izquierda, pero su tiro no cogió el ángulo que buscaba y Alonso para sin complicaciones.

Continuó el juego con un Mérida perdido y un Racing intentando sorprender, y casi lo logra, pero de nuevo el palo se cruza en su camino. Los valverdeños ganan la lucha en la frontal a Álex Jiménez, recupera Mancha que, sin pensarlo, chuta un fuerte zurdazo que golpea con dureza en el poste. La respuesta no tardó en llegar, por medio de Santi Villa que se marcha de Lucas y manda el balón al larguero. Los últimos cinco minutos fueron visitantes, que apretaron para intentar irse al descanso mandando en el marcador, pero una vez más, los de Josefote aguantaron el empate.

El intermedio hizo reaccionar a los hombres de Amaro, que salieron enchufados en la segunda parte y encerró a su rival en el área. Tuvieron varias ocasiones claras, pero ni Joaqui Flores ni Santi Villa ni Puyi pudieron finalizar. Fueron 15 minutos muy intensos por parte romana, apretando la salida valverdeña y buscando el tan ansiado gol, pero poco a poco el Racing fue replegándose y recuperando el terreno perdido. Además, disfrutaron de alguna ocasión, pero sin mucho peligro para la zaga romana, bien dirigida por Javi Chino y Álex Jiménez.

Ante esta dinámica, y los nervios del Mérida por no verse por delante en el marcador y ver peligrar la victoria, Amaro dio entrada a Cristo, que fue clave en el primer tanto.

La batalla duró 75 minutos, lo que aguantaron las fuerzas valverdeñas. Un buen pase es cazado por Cristo en la media luna que asiste entre líneas a Joaqui Flores, que no falla desde dentro del área. El romano pidió perdón por su origen valverdeño, pero sus compañeros estallaron de alegría ante la importancia del tanto conseguido.

Cambio de tendencia

El gol rompió los esquemas de los locales, que se vinieron abajo. Además, la mala suerte continuó cebándose con ellos y a diez minutos para el final, centro desde la izquierda al segundo palo donde el defensor Lucas resbala, cayendo al suelo, y Joaqui Flores, con un remate muy forzado, manda el balón al fondo de la red sentenciando el encuentro.

Dio tiempo aún para dos goles más, el tercero, de Cristo, al cazar un despeje de Aitor bajo los palos y marcar sin complicaciones, y el cuarto, de Santi Villa, picándola ante la salida de Alonso.

Castigo excesivo para los valverdeños, que lucharon de tú a tú con los romanos hasta que les aguantaron las fuerzas. No merecieron esta abultada victoria los de Mérida que recortan tres puntos al líder, el Cacereño.