El Plasencia se cita otra vez con la épica tras una semana convulsa

Edet, junto a Erik en el partido de la primera vuelta. :: PALMA/
Edet, junto a Erik en el partido de la primera vuelta. :: PALMA

La UPP busca los tres puntos en Calamonte para trasladar toda la presión al Coria en la lucha por el playoff

J. C. RAMOS / F. DELGADO

PLASENCIA. Tras el terremoto y las sucesivas réplicas, la UP Plasencia se viste de corto para tratar de seguir dando forma a su particular hazaña deportiva, que no es otra que lograr la clasificación para el playoff de ascenso a Segunda B. Atrás queda una semana convulsa en la que la plantilla ha acabado por explotar por los impagos y una asamblea donde se ha reconocido una deuda de 35.000 euros y se ha anticipado el adiós del presidente Rubén Hernández. A la UP Plasencia le toca pensar en lo meramente deportivo y esto es la visita, seguramente, más complicada en lo que le queda de temporada.

Aguarda un Calamonte, en tierra de nadie, pero con argumentos futbolísticos como para crear dolores de cabeza a cualquiera. Hizo sufrir al Moralo y luego consiguió una plácida victoria en Valdivia.

La UPP podrá disponer de 15 de los 18 futbolistas de su corta plantilla. Sergio Moya cumplirá su segundo partido de sanción, Alfonso Bernal sigue recuperándose de su lesión muscular y Fede Tobler continúa en Uruguay. La plantilla tratará de dedicarle la victoria tras el fallecimiento de su madre esta semana. Regresa Pablo Bueno tras cumplir ciclo de amonestaciones y entran en la convocatoria tres juveniles: el portero César Santos, Dani Alcón y Ángel.

A los condicionantes que implica una plantilla corta, hay que sumar que hasta seis jugadores unionistas están apercibidos (Belli, Aarón, Pedro Gilarte, Manu Moreira, Kofi y Juanals), por lo que no se descarta que haya rotaciones, sobre todo en línea de ataque, pensando también en el trascendental choque del jueves ante el Extremadura. El Plasencia intentará sumar de tres en tres para trasladar toda la presión al Coria en su partido vespertirno en el Romano. La herramienta para conseguirlo pasa por tener el balón. «No va a ser nada fácil, porque al Calamonte también le gusta tenerlo», anticipa el técnico unionista Luismi.

El Calamonte de Alberto Ortiz, instalado ya en la zona tranquila y esperando confirmar su permanencia en la Tercera de forma matemática (si bien se encuentran ya a doce puntos del abismo) afronta la cita con calma y responsabilidad pero sin ansiedad, este encuentro, que se ve desde la óptica de enfrentarse a uno de los gallitos de la categoría. «Afrontamos con mucho respeto el encuentro. El Plasencia es uno de los equipos que se han creado para subir, para estar ahí arriba. Y ahí está. Nosotros tenemos que salir a competir, como siempre. Pero también es verdad que llegamos en una buena posición en la tabla y así se afrontan mejor los encuentros. Y jugar contra equipos como la UPP sienpre te da un plus extra», señalaba el técnico calamonteño en la previa del encuentro. «Siempre quieres estar ahí. Y, además, creo que nosotros podemos estar a la altura. Eso sí: presión alta, competir y tratar de tener el balón y hacer nuestro juego. Y tratar de contrarrestar el juego del Plasencia», concluía el técnico local.