IQ y su particular 'volver a empezar'

El remozado equipo, mientras, camina con paso firme en lo deportivo. :: J. REY/
El remozado equipo, mientras, camina con paso firme en lo deportivo. :: J. REY

Con la denegación de la gestión cautelar del decano asturiano a IQ Finanzas, ambas partes esperan el juicio ordinario con cruce de acusaciones Álvaro López inicia su segunda inversión futbolística en España tras las desavenencias con el Avilés

J. CEPEDA CÁCERES.

Tres semanas después de su desembarco en el Cacereño, y una vez finalizada la etapa de «diagnóstico», IQ Finanzas intenta poner las bases de su segunda inversión futbolística en España con la compra -aún no registrada en las instancias oficiales- de la sociedad anónima deportiva. Algo que, según los nuevos propietarios, será un hecho a mediados de este mes de octubre.

No se puede decir que la primera experiencia en el fútbol español de este fondo de inversiones colectivas mexicano, cuyo director ejecutivo es el chileno Álvaro López, haya acabado mal. Y es que, directamente, no ha finalizado aún, al estar tal relación con la parte propietaria del Real Avilés judicializada.

Entender la actual realidad del Cacereño y el trasvase de los ocho jugadores desde el Suárez Puerta de Avilés al Príncipe Felipe de Cáceres sería imposible sin hacer estación con parada en la localidad donde habita el decano del fútbol asturiano. Una sociedad anónima deportiva que desde hace casi dos décadas vive embargada por el Consistorio local debido a los impagos por el uso del estadio municipal. Es por ello por lo que José María Tejero, presidente del Avilés, ideó en 2011 una fórmula para externalizar la gestión de la entidad a través de empresas. Grupo Golplus y Amber Care Sport -tras la compra de derechos a Tudesa Gestión- estrenaron antes que IQ Finanzas este modelo de inversión en el club avilesino.

El 13 de diciembre de 2016, bajo la sociedad Real Avilés Gestión Deportiva, IQ Finanzas se hizo cargo de la gestión económica y deportiva del Avilés. El acuerdo tendría vigencia por cuatro temporadas, ampliables según objetivos. Con el paso de los meses, los supuestos incumplimientos de IQ Finanzas respecto algunas obligaciones contracturales llevaron al consejo de administración del Avilés a rescindir el contrato de forma unilateral. Por ello, y antes de que se celebre el juicio ordinario para dilucidar tales desavenencias, la gestora pidió medidas cautelares con el fin de poder tramitar las fichas de sus jugadores y recuperar la gestión del club. El pasado 6 de septiembre el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Avilés desestimó la cautelar al considerar probados dos de los cuatro incumplimientos de las obligaciones contractuales defendidas por el consejo de administración. Un procedimiento que se saldó sin costas «ante las dudas existentes y ante la insuficiente aportación probatoria de ambas partes, reticentes a poner de manifiesto todas las vicisitudes contractuales y las relaciones mantenidas entre ellos referentes a la gestión de la escuela de fútbol y al abono de deudas», concluye el auto.

José Ramón Cañedo, que sirvió de enlace para la llegada del grupo inversor IQ Finanzas, fue administrador de la gestora. Ahora, y con demandas cruzadas de por medio entre ambas partes, no esconde sus desavenencias: «En Avilés estamos muy contentos de que estén tan lejos. Aquí nos hicieron de menos a mí y al presidente. Nos hicieron la vida imposible», mantiene el actual adjunto a la presidencia del club avilesino.

Álvaro López defiende una versión opuesta: «Solamente llegamos a pagar cuentas para intentar salvar a un club con cinco meses de impagos y problemas administrativos. Cuando intentamos estructurarlo, solo nos encontramos con zancadillas. Eso determinó que no se pudiesen hacer bien las cosas». El responsable de IQ mantiene que su grupo aportó en Avilés 500.000 euros.

¿Qué decidirá la justicia sobre si IQ Finanzas volverá a tomar la gestión del Avilés? «Aquí lo tienen todo perdido. Pidieron la cautelar y ni se presentaron», dice Cañedo. López muestra prudencia: «En Avilés establecimos una demanda legal y dejamos al abogado que se haga cargo. Hay que dejar que los profesionales se encarguen de sus áreas».

Con cuatro derrotas consecutivas, el Avilés está hoy a las puertas del abismo en la Tercera asturiana. El Cacereño, por su parte, camina con paso firme para luchar por revalidar el título. Estas no son las únicas inversiones futbolísticas de IQ, pues en México manejan los designios del Tepatitlán y del Internacional de San Miguel de Allende. No obstante, el principal nicho de negocio del grupo radica en el concepto de «riqueza colectiva» a través de estrategias de inversión. Será ahora, y lejos de las tierras asturianas donde Garci rodó su oscarizada y con trasfondo futbolístico 'Volver a empezar', cuando IQ pueda desquitarse. El tiempo será el único juez.