Pajuelo: «Tenemos que trabajar como un equipo pequeño»

Pajuelo y David Barca en el calentamiento. :: e. domeque/
Pajuelo y David Barca en el calentamiento. :: e. domeque

El capitán villanovense valora positivamente el inicio de temporada y la adaptación del vestuario, aunque reconoce que aún queda mucho

ESTRELLA DOMEQUEVILLANUEVA DE LA SERENA.

Ritmo fijo y con viento favorable en la travesía del Villanovense por Tercera División. El barco de Pepe Masegosa ha zarpado de la mejor manera posible, con tres puertos ya conquistados, pero aún con muchas millas por delante para recorrer. Las primeras citas con Valdivia, Olivenza y Extremadura B las ha marcado en su mapa con la señal de victoria, aunque quedan todavía 37 batallas en el horizonte. Uno de los primeros en agarrar el ancla para no exceder la velocidad es el capitán Ángel Pajuelo, contento con el inicio de competición, pero con una advertencia: «Estamos a principio de temporada, todavía queda mucho».

El mensaje de calma llegaba en una entrevista realizada para medios del club. Sabe que esto no ha hecho nada más que empezar y que vendrán también los nubarrones. «Cuando no vaya tan bien como ahora es cuando hay que ver esa base que estamos construyendo ahora para salir cuanto antes de esa situación», advierte.

Después de una temporada negra, la luz va llegando para el Villanovense que ha recuperado la sonrisa con la llegada de muchas caras nuevas. Y si hay una palabra que repite Pajuelo esa es 'Unión'. Es lo que quiere ver en el vestuario y, de momento, lo está consiguiendo. «Prefiero mejor vestuario que mejor equipo. Sabemos a lo que venimos y que el objetivo primordial es volver a Segunda B desde la unión y la humildad», afirma el capitán que reconoce que tenía muchas ganas de empezar la competición y ver cómo respondía el equipo.

Vuelve a lucir el brazalete con orgullo, con el mismo con el que habla de sus compañeros. «El grupo es fenomenal, estamos todos juntos y desde un principio hemos inculcado esa unión. Desde la dirección deportiva se ha firmado gente con hambre y que quiere crecer con el Villanovense». En ese sentido, Pajuelo confía en que todos vayan de la mano para lograr el objetivo, «porque el bien del Villanovense es el bien de los jugadores. Si subimos, subimos todos, y si no conseguimos el objetivo también será por todos», prosigue.

Tienen un buen precedente para saber cuál es el camino a seguir. La última temporada que el Villanovense jugó en Tercera División, en la 2013-2014, sólo perdió dos partidos y se dejó puntos en siete empates. Fue la Liga de los 100 puntos y ahí también estaba Pajuelo, al igual que Javi Sánchez, Tapia y José Ángel. Ellos son la columna vertebral que estructura al resto del equipo y el ADN que se quería recuperar. «Esencia del trabajar día a día, de no dar un balón por perdido... Eso se está recuperando y luchamos todos por un mismo objetivo», reconoce Pajuelo.

Clave también en ese espíritu es saberse favorito sin creerse superior: «Sabemos que tenemos que trabajar como un equipo pequeño, lo estamos haciendo y de ahí los éxitos de estos primeros partidos».

Ésta es una de las lecciones que lleva aprendidas en sus 16 temporadas ya como serón. De todas habrá sacado algo positivo, sin embargo, aún le cuesta hablar de la última. «Del año pasado no me gusta hablar, me centro en el presente. No se dieron bien las cosas y por eso estamos donde estamos», confiesa, aunque mira como dice al ahora: «Lo que estamos construyendo es la unión del vestuario».

En cuanto al futuro más próximo, la siguiente cita será en el municipal villanovense ante el Azuaga. Después de las tres primeras victorias, Pajuelo quiere que el barco siga navegando con la misma racha.