Ordóñez asume la gestión del Cacereño

Ordóñez, Puebla y Olmeda entran a la notaría. :: A. MÉNDEZ/
Ordóñez, Puebla y Olmeda entran a la notaría. :: A. MÉNDEZ

Sin haberse perfeccionado aún la operación de compraventa, el club cuenta desde ayer con un nuevo consejo de administración

J. CEPEDA CÁCERES.

No fue en el estadio Príncipe Felipe, como estaba previsto y publicado en el anuncio legal del Boletín Oficial del Registro Mercantil, sino en una notaría cacereña de la calle Virgen de Guadalupe. El Cacereño procedió ayer al cese y nuevo nombramiento del consejo de administración, un órgano de gestión de la sociedad anónima deportiva que a partir de ahora pasa a encabezar desde la presidencia el empresario local Carlos Ordóñez en detrimento de Antonio Martínez Buzo, padre del máximo accionista de la entidad.

Además de Ordóñez, Juan Miguel Olmeda ostentará el cargo de secretario y Luis Puebla el de consejero. Tres únicos nombres que serán las caras visibles del club verde. Tanto los ceses de los antiguos cargos directivos como el nombramiento de los nuevos deberán ser publicados en el BORME en los próximos días, una vez se haya llevado a cabo el registro de las actas.

En la asamblea no hubo presencia de socio minoritario alguno, pues nadie reunió la representación de un mínimo de diez acciones necesaria para participar, según se recoge en los estatutos. Por este motivo, tanto la propiedad como los nuevos directivos decidieron realizar los trámites pertinentes directamente en la notaría. El acto sí contó, como es lógico, con Antonio Martínez Doblas, quien a efectos oficiales continúa siendo el máximo accionista de la entidad, toda vez la operación de compraventa no se ha perfeccionado aún en las instancias oficiales. No obstante, el abogado Luis Alberto Alonso Martínez, cuyo gabinete jurídico es el encargado de llevar esta operación, hablaba ayer de meros trámites burocráticos para que todo acabe de cristalizar: «Se expedirá la escritura correspondiente y el Consejo Superior de Deportes dará su autorización sin ningún problema porque la transmisión de acciones está hecha, aunque todo esto lleva unas comunicaciones y unos trámites», aseguró.

Martínez Doblas, ayer antes de la asamblea.
Martínez Doblas, ayer antes de la asamblea. / A. M.

Con esta nueva intentona se pretende completar la operación iniciada en 2017 por IQ Finanzas y que nunca llegó a ser consumada, pese a contar en un principio con la autorización previa del Consejo Superior de Deportes. Con el mismo CIF que IQ Finanzas, pero con cambio de denominación social y ya con Ordóñez como administrador, ahora es Riba Sport Gestión, S.L. la mercantil que tendrá la misión de concluir el cambio de mandos definitivo no solo en la gestión, sino también en la propiedad del Cacereño.

En sus primeras declaraciones como nuevo presidente, Ordóñez aseguró la viabilidad del proyecto, independientemente de que el equipo logre o no esta temporada el retorno a Segunda División B. «No me voy a ir porque no ascendamos», dijo.