Odisea por tierra, aire y mar para el Cacereño

Rodri se perderá la ida tras su expulsión del domingo. :: J. REY/
Rodri se perderá la ida tras su expulsión del domingo. :: J. REY

Los verdes se desplazarán el sábado a Madrid para volar hasta Ibiza y posteriormente llegar a Formentera en barco transbordador

J. CEPEDA CÁCERES.

Jornada intensa la que se vivió ayer en las oficinas del Cacereño con motivo del viaje que el equipo verde tendrá que realizar este fin de semana a la isla de Formentera. Hasta tal punto fue así que a última hora de la tarde de ayer todavía quedaban pendientes algunos flecos para que la expedición que complementará a plantilla y cuerpo técnico pudiese desplazarse al completo debido a la escasez de plazas en una misma combinación. Los de Adolfo Muñoz se medirán el domingo en el Municipal de San Francisco Javier (17.00 horas) al conjunto de las Pitiusas, pero la odisea del Cacereño comenzará un día antes, cuando el equipo se desplace a Madrid para volar hasta Ibiza. Desde allí, el Cacereño tendrá que viajar por mar en transbordador hasta el lugar que deparó el sorteo del pasado lunes, donde esperará el cuarto clasificado del grupo balear de Tercera División.

Ajenos al trabajo de despacho para planificar la primera de las batallas en la lucha por el ascenso, los jugadores descansaron durante la jornada de ayer para regresar hoy al trabajo en los campos federativos de Pinilla, donde se ejercitarán sobre una superficie artificial similar a la que se encontrarán el domingo.

El Cacereño contará con la importante baja de Rodri, quien vio en la última jornada liguera ante el Diocesano una doble cartulina amarilla que le impedirá vestirse de corto. Por el contrario, el míster verdiblanco recupera a uno de sus bastiones ofensivos, como es Collantes, quien ya dispuso de algunos minutos el domingo tras superar su lesión. La principal incógnita a estas alturas de semana será el estado que presente el artillero Dani Muñoz, quien durante las últimas jornadas padece una pubalgia que le impide ejercitarse con normalidad. Marcos Torres, que también volvió a pisar el verde el domingo tras superar sus dolencias, será otra de las alternativas ofensivas que puedan colocarse en el tablero.

La complejidad del desplazamiento hasta la localidad isleña de San Francisco Javier ha impedido que el club haya organizado algún viaje grupal para sus fieles. Aquellos aficionados que viajen por cuenta propia tendrán la opción de hacerlo siguiendo una planificación similar a la del equipo o bien vía Denia, desde donde zarpan ferris diarios hasta Formentera.