UPP y Montijo buscan la parte noble en el arranque de liga

Una acción del partido de la pasada temporada. :: PALMA/
Una acción del partido de la pasada temporada. :: PALMA

El equipo placentino podrá contar por primera vez con sus jugadores portugueses, ya con el transfer internacional

JUAN CARLOS RAMOSPLASENCIA.

Quién le iba a decir al Plasencia hace un mes que en la tercera jornada de liga podía meterse en la parte noble de la clasificación. Después de un verano convulso, la UPP ha reconstruido su plantilla y, tras su primera victoria, vuelve a jugar en casa para sumar tres puntos e instalarse entre los seis primeros. Eso mismo debe pensar el Montijo, que presenta números casi idénticos.

El Plasencia, por primera vez en lo que va de temporada, podrá contar con sus jugadores portugueses (Ricardo Carvalho, Kiko Miranda y Nuno Damas) después de que esta semana haya llegado el transfer internacional. También estará el joven paraguayo Mauri Franco, ya con su ficha federativa tramitada.

De esta forma, la plantilla de la UPP queda configurada por 20 futbolistas. No estará finalmente el delantero israelí Mohamad Shadeda por problemas burocráticos. Sin embargo, la dirección deportiva sigue buscando en el mercado un par de retoques, sobre todo un extremo zurdo.

Para el partido ante el Montijo, Dani Simón Segura podría introducir alguna novedad. Solo se pierde la cita por lesión Adri Chaves, con esguince de tobillo, por lo que el once puede presentar varias variaciones.

Parece casi segura la titularidad de Ricardo Carvalho en el eje de la zaga. Nuno Damas, Mario Solano o Caco tienen sus opciones, así como el portero César Llera. En principio, la idea del técnico madrileño es rotar en la portería cada una o dos jornadas.

El Montijo llega a este partido con buenas sensaciones después de haber remontado al Racing Valverdeño. En el banquillo, un entrenador como Luismi Patiño que conoce cada rincón del Municipal tras sus muchas visitas en Regional Preferente con varios equipos.

Ambos equipos, con gusto por el balón al pie, tendrán que adaptarse a las peculiaridades del césped del coliseo placentino.