Los de Miguelete apelan a la heroica

ALEJANDRO VILLALOBOS

ALMENDRALEJO. Pese a sufrir dos expulsiones, el cuadro cauriense arañó un punto en Almendralejo. Una defensa numantina en la última media hora y un cuadro azulgrana que no tuvo a los Reyes de Oriente de su lado en cuanto a la puntería se refiere, selló las tablas en la despedida del año y mantiene intactas las aspiraciones caurienses de jugar la liguilla.

0 EXTREMADURA B

0 CORIA

Extremadura B
Louis; Viñuela, Alberto Izquierdo (Samu Hurtado, min. 42), Gabri, Adri, Liam, Rafa Izquierdo (Casero, min. 73), Hwang (Matheus, min. 55), Arcas, Javi Pérez y Álvaro Romero.
CD Coria
Álex; Carlos García, Mahíllo, Toto, Álvaro (Rubén, min. 82), Juanqui, Teto, Javito, Pino, Antonio (Requena, min. 56) y Chema (Fuli, min. 61).
Árbitro
Rubio Álvarez, asistido por González Silva y Espada Torrijos. Por el Extremadura B cartulinas amarillas a Juan Arcas (58). Por el Coria expulsado por doble amarilla Carlos García (5 y 59) y roja directa a Teto (60).
Incidencias
Polideportivo Municipal de Almendralejo. Campo Ito. 120 espectadores.

Con el tren del ascenso en las filas verdes despertó el once de Miguelete ante un Extremadura B con las ausencias de Moya y Manchón. Juanqui, en una faltaque dio en la cruceta, puso en jaque a la tapia azulgrana. Contestó de forma testimonial Hwang en un tiro desde la frontal que ni inquietó al arquero Álex. Avanzó el choque, con un mar de dudas y mucho patadón al aire y agua, mucha agua, porque de remates y opciones nítidas ni un mísero reintegro, la verdad. A falta de dulces típicos de las fechas en el escenario de juego, llegó el carbón en forma de amargo sabor en un choque del lateral Alberto Izquierdo con uno de los centrales caurienses y el fruto no deseado tuvo acento médico. Ambulancia y adiós al lateral. Concursaba Samu Hurtado y a las duchas.

En la segunda mitad apenas varió el guion de un duelo de tono sordo más allá de un saque de falta que lanzó cándidamente Javito a las manos de Louis y un chut de Arcas a las nubes. Sin brillo en la hierba, el juez del litigio entristeció aún más el pleito ofreciendo un concierto de tarjetas que sacó del verde a Teto y Carlos en los caurienses. Quedaba media hora por jugar y el caudal de ocasiones local se sucedió sin pausa. y sin fruto (balón colgado de Viñuela a la olla con ventaja para la zaga rosa), antes de que Fuli se topase con san Louis. Los últimos minutos fueron un quiero y no puedo del once de Angelito, que la tuvo en tres ocasiones pero ni Álvaro Romero ni Samu Hurtado, cantaron el gordo de Navidad en forma de gol y el empate final supo mejor a los de Miguelete.

 

Fotos

Vídeos