TERCERA

El Mérida encuentra la luz

Joaqui Flores trata de llevarse el balón en el choque de ayer ante el Azuaga. :: mérida AD/
Joaqui Flores trata de llevarse el balón en el choque de ayer ante el Azuaga. :: mérida AD

Cumple su cometido ante un Azuaga que sucumbió tras el descanso y obliga al Cacereño a ganar en la mañana de hoy

JAVI LAIRADO AZUAGA.

El Mérida llegaba a Azuaga lanzado tras vencer y convencer ante el Plasencia, empezando a mostrarse confiado en su idea y en su plantel; mientras que el equipo local, ya asentado en la zona media de la clasificación, quiere demostrar en el tramo que queda que su sitio está más arriba.

0 AZUAGA

3 MÉRIDA

Azuaga
Jaime; Isaac, Sofi, Perla (Jesús Rodríguez, m. 65), Nono; Neftali (Jesús Bono, m. 76), Kiko, Pelu; Luisito, Enrique (Ilyes, m. 65), Copito.
Mérida
Javi Sánchez; Montesinos, Héctor, Jiménez, Chino; Curro (Muneta, m. 76), Espinar, Santi Villa (Puyi, m. 67); Flores, Cristo (Samu Martínez, m. 78), Montes.
Goles
0-1: Santi Villa (p), m. 52). 0-2: Cristo, m. 61. 0-3: Puyi, m. 72.
Árbitro
Fuentes Pérez. Mostró tarjetas amarillas a Isaac, por el Azuaga y a Santi Villa y Héctor, por el Mérida.
Incidencias
Municipal de Azuaga, 800 espectadores.

Salió el Mérida presionando muy arriba la salida de balón local, lo que incitaba a estos a jugar directos hacia Enrique. La ausencia de jugadas de área en el tramo inicial de partido fue total. El Azuaga trataba de armar su juego de izquierda a derecha, con Luisito arrancando hacia dentro y oteando la otra banda, donde Copito revoloteaba con peligro. El Mérida respondía, pero le costaba que Espinar y Villa se impusieran cerca del círculo central, no hallaban espacios. Pasado el primer cuarto de hora se vio el primer disparo a puerta. Fue de Cristo, pero centrado, blandito, sin problema para el meta local. Pelu lo intentó a continuación en una jugada trenzada de todo el ataque, pero su tiro también resultó centrado. Espoleó al líder, en el cual Cristo pedía balón y amenazaba el borde del área.

Definitivamente, el Mérida se hizo con la posesión, comenzó a superar metros y gozó de dos ocasiones muy claras en un minuto. Primero, Montes aguantó una pelota que cedió a Espinar, que acabó rematando al poste derecho de la portería de Jaime. A continuación, una pared entre Villa y Cristo dejó a este último ante el meta, que averiguó sus intenciones. Montes se encontró una pelota en una cesión del rival a su portero, pero llegó un defensa para despejar a córner justo antes del remate del nueve. Aguantó estoicamente el Azuaga estos minutos para firmar tablas al descanso.

Se repetía pues el guion habitual del Mérida este curso. Y pudo calcar el de la semana pasada, con Cristo cerca del gol en la primera jugada de la segunda mitad tras chutar fuera desde el borde del área tras combinar con Montes. Jaime volvió a lucirse para sacar una volea de Villa. El mismo Villa adelantó a su equipo aprovechando un lanzamiento desde el punto de penalti. Se revolvió con rabia el Azuaga, que buscó acelerar el juego, desarbolar el control del centro del campo romano. Y lo consiguió algunos minutos, haciendo dudar al Mérida de si ir o venir. Pero duró lo que tardó Cristo en doblar la ventaja. Lo hizo tras una buena dejada de Montes. Remató el pichichi, Jaime sacó con el pie el disparo, pero el rechace acabó de igual manera en Cristo, que empujó a gol.

Movieron el banco ambos entrenadores para ajustar sus dibujos a la nueva realidad del choque. Durante unos minutos, ambos equipos deambularon por el césped sin saber bien hacia dónde dirigir sus fuerzas. Puyi, recién aparecido en el terreno de juego, remató el partido cuando el Mérida volvía a imponerse.

Un disparo lejano, que Jaime no vio hasta que estaba demasiado cerca como para evitar el gol, puso el tercero. Era suficiente distancia como para que el resto del choque dormitara. Los locales sacaron garras para morir en campo rival, mientras el Mérida intentaba encontrar al hombre libre para salir de su zona. Pelu lo volvió a intentar desde lejos, pero la pelota se marchó lejana. A poco del final, Samu lanzó un córner que se paseó por el área pequeña sin que nadie encontrara el remate, y el mismo Samu provocó la parada de la tarde, haciendo volar a Jaime a la escuadra para sacar su disparo. El Mérida sigue firme en su liderato.