Derbi capitalino con objetivos en juego

Keko, ante el Jerez esta temporada. :: JORGE REY/
Keko, ante el Jerez esta temporada. :: JORGE REY

El Cacereño depende de sí mismo para mantener el segundo puesto de Copa del Rey y el Diocesano para mantener la octava plaza

J. CEPEDA CÁCERES.

El de hoy (18.00 horas) será un partido inédito en el Príncipe Felipe. El vetusto estadio del Cacereño acogerá por vez primera un encuentro entre el equipo verde y el Diocesano en la que es la segunda temporada consecutiva en la que se enfrentan ambos clubes. Y es que cabe recordar que el envite de la pasada temporada en el que el decano del fútbol extremeño hizo las veces de local se celebró en la Ciudad Deportiva. Es, por tanto, la primera visita oficial del club colegial al coliseo verde.

El derbi de la capital provincial llega con urgencias para un Cacereño que está obligado a igualar lo que haga el Moralo en su propio feudo ante el Arroyo para conservar la segunda plaza que le daría opción a disputar la próxima edición de la Copa del Rey. Ambos equipos, segundo y tercero respectivamente, están empatados tanto a puntos como en el 'golaverage' particular, por lo que un empate entre los dos equipos al término de esta última jornada liguera situaría a los de Cáceres por delante de los de Navalmoral de la Mata debido al 'golaverage' general, salvo que Moralo levantase la diferencia existente de cinco goles.

Tras el empate protagonizado la pasada jornada ante el colista y ya descendido Valdelacalzada, el Cacereño tendrá hoy la enésima oportunidad para lavar su imagen ante su parroquia, teniendo en cuenta que en los últimos meses de competición el nivel ofrecido por los de Adolfo Muñoz no ha sido acorde a lo que cabría esperar, especialmente por la supremacía demostrada en la primera vuelta.

Tras regresar a la convocatoria en el última jornada, aunque sin llegar a saltar al campo, Marcos Torres podría tener hoy sus primeros minutos después de superar su lesión. Se espera que el atacante pueda llegar en buenas condiciones a la fase de ascenso a Segunda B que comenzará la próxima sem4ana y cuyo rival el Cacereño conocerá mañana por la tarde. Por el contrario, se espera que el cuerpo técnico pueda reservar a Collantes, ya inmerso en la fase final de su recuperación. Quien con toda seguridad no estará en el Cacereño es Carlao, que debe cumplir partido de sanción.

Enfrente del Cacereño estará un Diocesano que, a pesar de estar ya salvado matemáticamente desde hace algunas semanas, acudirá a la carretera de Salamanca con la firme intención de mantener la octava plaza que ahora ostenta para ser el campeón de 'la otra liga'. Los visitantes dependen de sí mismos para conseguir un puesto por el que también luchan Azuaga y Calamonte.

Juveniles en el Diocesano

El Diocesano contará con las ausencias ya conocidas de Deme y Sergio, ambos lesionados. El técnico del cuadro colegial, Rai, dará entrada en la convocatoria a al menos un par de jugadores del equipo juvenil, quienes incluso podrían tener la oportunidad de jugar algunos minutos en el coliseo verde.

Está por ver si la respuesta de público es superior a la de jornadas precedentes, teniendo en cuenta que en las últimas citas el Cacereño tan solo ha logrado arrastrar a apenas 400 espectadores. El hecho de que el encuentro se celebre por la tarde y la segura presencia de seguidores del Diocesano podrían dar colorido a una tarde que quedará para la historia en el Príncipe Felipe.