Derbi de aspiraciones antagónicas

Álex Rubio fue el gran protagonista del último partido del Cacereño ante el Castuera. :: JORGE REY/
Álex Rubio fue el gran protagonista del último partido del Cacereño ante el Castuera. :: JORGE REY

El Cacereño visita a partir de las 12.00 horas el campo del Arroyo en un duelo de objetivos opuestos

MARÍA CORRAL CÁCERES.

«Encuentro, por lo común futbolístico, entre dos equipos cuyos seguidores mantienen constante rivalidad, casi siempre por motivos regionales o localistas». Así explica la RAE el significado de la palabra derbi. Un concepto que también se traduce a enfrentamientos entre equipos de localidades colindantes sin la necesidad de un sentimiento de enemistad.

Este es el caso de Cacereño y Arroyo, dos clubes vecinos cuya cordialidad es tal que el vaivén de jugadores y directivos entre una entidad y otra hacen de la cita un duelo de viejas caras conocidas.

Adolfo Muñoz, técnico verde, ya dirigió el juego desde los banquillos arroyanos en la temporada 2015/2016, mientras que Santi Polo, su ahora mano derecha en el cuadro de la capital cacereña, vistió la elástica blanquiazul durante tres campañas. Ahora en el lado opuesto se encuentran David Jiménez y Juanjo Polo, quienes defendieron la portería del Príncipe Felipe el año pasado y han fichado este verano por el conjunto de Miguel Ángel Ávila.

Además, ambas plantillas ya midieron sus fuerzas el pasado 5 de agosto en la primera ronda de la Copa Federación. El encuentro se saldó con un 3-0 a favor del Cacereño en un choque en el que el equipo verde se mostró claramente superior. Quizás fuese un anticipo de lo que se espera ver hoy, o quizás solo se tratase de algo circunstancial.

Pero lo que sí es evidente es que los derbis ligueros son otra historia y ambos conjuntos lo saben. Esta vez hay un campeonato en juego y el Cacereño volverá a programar su maquinaria para consolidar el liderato del grupo extremeño de Tercera, mientras que en el Arroyo buscarán una vía de escape que los aleje de la zona baja. La cita tendrá lugar hoy a las 12.00 horas en el Municipal de Arroyo de la Luz y la entrada tendrá un precio único de cinco euros.

Para la cita, Adolfo Muñoz contará con todos los jugadores disponibles. Como viene siendo habitual desde que comenzó la liga, tan solo el delantero Álex García (aún lesionado) será la única baja de la lista. Ahora, con la llegada de Collantes (quien podría disputar sus primeros minutos con la camiseta verde), la expedición suma diecinueve futbolistas y uno tendrá que ser descartado. El nombre se conocerá instantes antes de que el balón eché a rodar.

Por su parte, el Arroyo llega a la cita en puestos de descenso. En los tres encuentros ligueros disputados hasta la fecha, los pupilos de Miguel Ángel Ávila tan sólo han sumado un empate. Fue en casa ante el Plasencia y sirvió como aviso para los rivales de que el Municipal va a ser un vivero de puntos. Pese a las dos derrotas en las visitas a Valdivia y Azuaga, el cuadro blanquiazul espera hoy convertirse en el verdugo que ponga fin a la racha invicta del cuadro verde.

Para ello contará con hombres como Miguel Rubia o Víctor Guerra, que tratarán de hacer el mayor daño posible para que su contrincante se vaya de vacío de su feudo. A ello contribuirán futbolistas como Juanjo Polo, el único que sabe lo que es celebrar un gol con el Arroyo en la presente temporada.

Como todo derbi, no será un partido cualquiera y ambos planteles lucharán por sus intereses. Unos objetivos totalmente antagónicos y que marcarán el encuentro. Mientras uno intentará seguir mirando la clasificación desde arriba, el otro tratará de dejar de verla desde tan abajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos