Tercera

Cristo se impone en el área

Los jugadores del Mérida celebran uno de los goles ante la desolación de los placentinos./Brígido
Los jugadores del Mérida celebran uno de los goles ante la desolación de los placentinos. / Brígido

Tras una primera parte de superioridad local sin gol, el Mérida se impone al Plasencia en una segunda más igualada

JAVI LAIRADOMérida

Siguiente parada en el Romano. Tras la visita del Moralo, llegaba el Plasencia. Luego vendrán Cacereño y Coria. Y si ante el Moralo el Mérida manejó el partido pero no encontró el gol, ante el Plasencia el partido fue distinto. Cuando más controló la pelota, menos acierto tuvo en el área. Cuando, en la segunda mitad, el choque se abrió y el Plasencia asomó la cabeza, los atacantes del Mérida marcaron distancia.

Arrancó fuerte el Mérida, con un Espinar buscando la pelota en la zona ancha y haciéndose dueño del cuero. Así, superando líneas con sus conducciones y amagos, forzó la primera ocasión local al dejar a Flores en franquicia ante Moya, pero a este le faltó egoísmo y su pase hacia atrás se perdió entre un mar de piernas. El mismo Flores repitió al minuto tras un pase en profundidad de Curro, pero acabó despejando Belli en el área pequeña. Contestó el Plasencia con un centro de Encada que se envenenó tras dar en un rival. Y antes del primer cuarto de hora, una más. Héctor llegando a línea de fondo y Curro rematando fuera su centro. Muy movido este primer tramo de choque.

Ritmo más calmado

Tras este arranque, el ritmo se calmó un poco. Aunque controlando la pelota el Mérida, intentaban progresar los visitantes por la banda derecha, donde aparecía Aaron para asociarse con Borja y cambiar la orientación del juego. Así, consiguieron que el choque virara de dirección y durante unos minutos la posesión romana se tornara banal e improductiva, manteniéndose siempre alejada de su área y sintiéndome incómodos los locales. Cuando se llegó al descanso, hacía ya varios minutos que no se producía nada en las áreas.

3 Mérida

Javi Sánchez; Montesinos, Chino, Jiménez, Héctor; Curro, Espinar (Puyi, min.80), Villa; Flores (Muneta, min.59), Cristo (Samu, min.82), Montes.

1 UP Plasencia

Sergio Moya; Belli, Juanals, Eder, Durántez; Gilarte, Aaron; Borja, Manu, Javi (Pedro, min.78); Kofi (Luismi, min.40).

Árbitro:
Bote González. Mostró cartulinas amarillas a Jiménez y Chino, del Mérida; y Aaron y Belli, del Plasencia.
Goles:
1-0: Cristo, min.46. 2-0: Villa, min.60. 2-1: Durántez, min.69. 3-1: Montes, min. 71.
Incidencias:
Estadio Romano, 2.400 espectadores, según datos ofrecidos por el club.

Sin tiempo para sentarse tras el paso por vestuarios, Cristo adelantó a su equipo. Fue tras un pase en profundidad de Santi Villa, que el de Pueblonuevo recogió, entró en el área mientras se la acomodaba a su pierna derecha y no fallaba ante Moya. Habían transcurrido diecinueve segundos desde el pitido inicial. El choque se alborotó, y como consecuencia, Villa disparó muy alto y Javi López, al poco, disparó a puerta por primera vez para su equipo. En ese alboroto, creció el Plasencia, que siempre encontraba una camiseta roja a la que pasarle la pelota, instalando el desconcierto en su rival.

Curro, Montes, Cristo y Villa fabricaron el segundo en una contra perfectamente llevada. Curro buscó el balón largo, Montes prolongó al espacio, Cristo la luchó hasta conseguir sacar el centro y Villa apareció, completamente solo, para no fallar y doblar la ventaja local. El empuje visitante no fue una ilusión óptica, el Plasencia seguía intentándolo y llegaba a la espalda de Curro con cierta comodidad. Montes tuvo el tercero en su pierna derecha, pero tuvo tanto tiempo para pensar que acabó dándole demasiada rosca al cuero, y este se perdió a la derecha de la portería. Y como el Plasencia estaba tan en el partido como el que más, Durántez redujo distancias tras un centro lateral.

Pero no se dejó amilanar el Mérida, que marcó a continuación en una buena internada de Héctor en la que Montes, que no estaba teniendo su tarde, se aprovechó de cierta endeblez de la defensa. El partido perdió intensidad tras el gol. Se intentaban cosas, pero de forma más anárquica e individual, con menos relación con el juego. Así, esos últimos minutos fueron un quiero y no puedo de ambos que aleja al Plasencia del playoff y mantiene al Mérida en lo más alto de la clasificación.

Temas

Fútbol