TERCERA

«Fuera hay que ser más competitivos»

Alberto Delgado es un fijo en los esquemas de Adolfo Muñoz. :: J. REY/
Alberto Delgado es un fijo en los esquemas de Adolfo Muñoz. :: J. REY

El capitán del Cacereño, Alberto Delgado, reconoce el nivel irregular mostrado por el equipo y advierte de que en los playoffs no habrá margen de error

J. CEPEDA CÁCERES.

Llegó a la carretera de Salamanca en septiembre de 2017 de la mano de IQ Finanzas procedente del Real Avilés. Desde entonces y hasta la actualidad, Alberto Delgado ha protagonizado un crecimiento regular, hasta el punto de haberse convertido en el capitán del Cacereño. El defensor natural de la localidad cántabra de Cabezón de la Sal, con experiencia en Segunda B, así como en la Primera División eslovaca, no tendrá problema para volver a ostentar la capitanía este próximo domingo frente al Diocesano (18.00 horas) pese al golpe en la nariz que le propinó en la última jornada un jugador del Valdelacalzada: «Afortunadamente, solo fue el golpe. Todavía siento molestias, pero eso no me ha impedido entrenar con normalidad durante la semana», tranquiliza.

El portador del brazalete reconoce que el equipo verdiblanco no ha mantenido en esta segunda vuelta una regularidad que le haya permitido luchar por el primer puesto hasta el final: «Es cierto que no hemos mantenido una línea constante y hemos tenido muchos altibajos. En los playoffs tendremos que ser más regulares porque en las eliminatorias de nada sirve hacer un partido sobresaliente si en el siguiente bajamos el nivel. En casa nos estamos mostrando como un equipo fuerte y los resultados están ahí, pero creo que fuera hay que ser más competitivos. Ahora tenemos que centrarnos en eso».

Aunque en el seno del club verde existe cierto malestar por algunas actuaciones arbitrales que, a priori, han jugado en contra de los intereses del Cacereño, Alberto Delgado considera que no valen excusas: «Han existido muchas decisiones arbitrales muy rigurosas que han ido en nuestra contra y pocas a nuestro favor, pero al final los jugadores nos tenemos que centrar en lo nuestro y dejar ese asunto a un lado», sostiene el capitán.

En lo que a su situación individual se refiere, Delgado dice pasar por un buen momento, tanto en lo deportivo como en lo personal: «En estas dos temporadas han confiado mucho en mí. Estoy a gusto y me encuentro muy bien en la ciudad. Es una pena no haber conseguido el liderato porque era el primer objetivo que teníamos marcado, pero todos en el equipo tenemos una gran confianza para lograr el ascenso. Intentaré poner lo máximo de mi parte para conseguirlo».

Delgado revela que tras el partido de Calamonte, saldado con derrota para el Cacereño, hubo una especie de conjura entre plantilla y cuerpo técnico para corregir errores: «Fue un punto y aparte. Se habló de que el equipo tenía que centrarse en los tres partidos que quedaban de liga y mejorar las cosas en las que estábamos fallando. Contra el Extremadura B sí que estuvimos bien. El equipo mantuvo una buena línea durante todo el partido, pero el encuentro de Valdelacalzada fue complicado desde el principio, con muchas interrupciones. Ahora hay que ganar al Diocesano para llegar bien a la fase de ascenso, que es algo muy diferente y todo el mundo estará enchufadísimo». A su vez, Delgado apela al apoyo de una grada cuya masa social se ha visto mermada de forma considerable en el presente ejercicio. «La plantilla necesita mucha fuerza para afrontar este mes y medio extra de competición», anima.

Por otra parte, el club recibió ayer un desfibrilador por parte de la AFE.