«He competido muchos años y es lo que me da vida»

Lauri, con su sobrino en Valverde de Leganés. :: F. NEGRETE/
Lauri, con su sobrino en Valverde de Leganés. :: F. NEGRETE

«No tengo recuerdos malos, si acaso operarme de apendicitis cuando estaba convocado con la selección española sub-17. Esa quizás sea una espinita clavada»

FERNANDO NEGRETEVALVERDE DE LEGANÉS.

Camino de los 42 años, Lauri afronta una nueva aventura en el Aceuchal como el 'abuelo' de la Tercera extremeña. Casi 30 años como futbolista le dan una veteranía que, unida a su gran calidad técnica y preparación física, es todavía la envidia de muchos jugadores jóvenes, que ven en él un modelo y ejemplo a seguir. La pasada campaña con la UD Montijo conseguía mantenerse en Tercera y, para él, la alegría fue doble, pues su Racing Valverdeño también lograba la permanencia.

-Camino de los 42 años, ¿qué secreto le mantiene a tan buen nivel?

-Lo primero es la ilusión, creo que si te falta eso es mejor que no lo hagas porque sería un sufrimiento y también debes de tener ese tono físico que es necesario para poder competir. Y estar a la altura, siempre me he cuidado y a la larga se nota y ayuda a no tener lesiones importantes.

-¿Cuál fue su aportación en la UD Montijo el pasado curso?

-Mi aportación era la de un jugador veterano que sobre todo intenta aportar experiencia a los más jóvenes y compromiso cuando me toca jugar. Sé cuál es mi rol ahora mismo y sobre todo intento saber estar y dar tranquilidad al equipo, sobre todo en el tramo final de la liga cuando nos jugábamos la permanencia.

«Uno va madurando y aprende, sobre todo de los errores, que son las mejores lecciones de vida»

-Acaba de fichar por el Aceuchal. Su buen estado físico y su profesionalidad hacen presumir varias temporadas más, ¿hasta cuándo?

-Mi intención es seguir otro año porque aún me veo que puedo aportar muchas cosas y como ya dije antes, todavía tengo ilusión y ganas así que seguiremos otra temporada más dando guerra.

-Sus compañeros jóvenes y de otros equipos tienen en usted un modelo a imitar, ¿qué consejos les darías?

-Principalmente ser un ejemplo de profesional y sobre todo tener ese compromiso que se necesita. Está claro que si quieres conseguir algo en la vida ya sea fútbol o trabajo, uno lo tiene que trabajar y dedicarle pasión a lo que hace y seguro que así las metas se consiguen. En resumen, todo cuesta, pero cuando se trabaja y se cree todo llega.

-¿Qué diferencia hay entre aquel Lauri que siendo juvenil ya jugaba en Preferente con el Racing Valverdeño y éste que ha luchado por mantener a su equipo en Tercera?

-Bueno, aquel Lauri era un huracán, jajaja. Un jugador díscolo y con mucho carácter que a veces me jugó alguna mala pasada, pero uno va madurando y aprende, sobre todo de los errores, que son las mejores lecciones que te da la vida. Cuando te haces veterano todo se ve de otra manera, se le da la importancia justa a cada cosa y momento y lo dejas estar. Quizás con mi experiencia, ahora hubiera llegado más lejos, pero estoy contento con todo lo que conseguí y sobre todo por vivir tantos años de este deporte maravilloso.

«Lo que me llena del fútbol es jugarlo, así que no creo que siga ligado a este deporte como entrenador»

-En la recta final de la liga pasada se jugó el Montijo-Racing, ¿cómo vio al equipo en el que se inició hace casi 30 años?

-Creo que, con la llegada muy acertada de Cidoncha, el equipo se rearmó y supo dar con la tecla para hacer un sistema muy apropiado para el grupo. Y está claro que están haciendo un tramo final increíble. No dudé que se salvarían porque tenían claro a qué juegan y sobre todo creían en lo que hacían. Iban a muerte jugando como equipo y cuando eso pasa, siempre tiene recompensa. Por todo eso veremos al Racing otra temporada más en Tercera.

-¿Cuáles son sus mejores recuerdos de su larga trayectoria deportiva?

-Recuerdo que de las épocas que más disfruté en el fútbol fueron mis inicios en el Racing. Cuando empezamos esa aventura en los cadetes de Cano y seguir subiendo hasta llegar al primer equipo contigo. Y en aquellos años poder representar a las selecciones extremeña y española y poder ir a probar por el Real Madrid. Cuando recuerdo todo eso me alegro porque es muy difícil conseguir todo eso saliendo del pueblo en aquella época que era muy difícil y poder decir que jugaba en el Racing, un equipo que ninguno de mis compañeros de la selección española había escuchado nunca.

-¿Y los peores?

-Pues recuerdos malos no tengo en verdad ninguno. Si acaso, el haberme operado de apendicitis cuando estaba convocado con la selección española sub-17 estando ya en el Badajoz. Esa quizás sea una espinita clavada, pero lo demás para mí todo fue positivo. Lo mejor son todas las experiencias que tengo y que viví en el fútbol en cada equipo que estuve: conoces mucha gente, entrenadores, aficionados... Muchas cosas que hacen que todo sea una gran experiencia. Cuando empiezas de abajo en tu pueblo y acabas dando vueltas por toda España y piensas cuando era cadete que jamás pensaría que viviría todo lo que me pasó durante tantos años en equipos profesionales y poder vivir tanto tiempo del fútbol. El fútbol me hizo un hombre y mejor persona.

-La sub-17 española, Racing Valverdeño, Badajoz, Bilbao Athletic, Manchego, Figueres, Mérida, Guadalajara, Imperio, Extremadura, San José, Azuaga, Conil, Fuente de Cantos, Montijo y ahora Aceuchal. Algún día llegará su 'jubilación' del fútbol. ¿Piensa seguir ligado a este deporte?

-Está claro que ya mismo se me acaba a este nivel el fútbol y la verdad que no creo que siga ligado en plan entrenador o algo así porque he competido muchos años y es lo que me da vida y sin eso todo lo que rodea al fútbol no me llena. Así que probablemente lo deje y no siga ligado en ese sentido.