Una centenaria efeméride discreta y de perfil bajo

Dani Muñoz intenta sorprender con una 'rabona'. :: J. REY/
Dani Muñoz intenta sorprender con una 'rabona'. :: J. REY

Pese a ganar al Pueblonuevo por la mínima (1-0), el Cacereño fue despedido ayer por su escaso público con pitos y abucheos

J. CEPEDA CÁCERES.

Victoria legal. Derrota moral. El Cacereño dejó escapar ayer una buena oportunidad para reconciliarse con su público en una fecha tan señalada como la de su propio centenario. Aunque el conjunto verdiblanco logró amarrar los tres puntos frente al Atlético Pueblonuevo tras deshacerse del conjunto rojillo por un solitario gol a cero, lo cierto es que el equipo dirigido por Adolfo Muñoz nunca logró mostrar en su propio domicilio sensación alguna de supremacía, no ya en la escaramuzas técnicas o tácticas, sino tampoco en un aspecto físico que en ningún momento reflejó la superioridad que un grupo profesional que ha de tener, al menos en el aspecto teórico de la cuestión, frente a un puñado de jugadores amateurs. Y es que el Pueblonuevo contó con apenas un par de recambios de futbolistas de campo. Es decir, como en tiempos de la EGB, el Cacereño necesita mejorar.

1 CACEREÑO PUEBLONUEVO

0

Cacereño
Bernabé; Neto (Carlos Andújar, mi. 60) Keko (Carlao, min. 82), Alberto Delgado, Carlos Martínez, Rubén, Luismi, Chechu, Eloy Jiménez (Gabri, min. 60), Rodri y Dani Muñoz.
Pueblonuevo
Jesús; José Guillén (Sergio, min. 82), Pepe, Macías, Peri (Alexis, min. 47), Juanan, Dani, Miguel Rubia, David, Juanma y Gabri.
Gol
1-0: Dani Muñoz, min. 10.
Árbitro
.Holcer Levato. Amarillas para los locales Keko, Álex García (banquillo), Carlos Andújas y Eloy. Idéntico color para los visitantes Gabri, Juan Manuel, Alexis, Macías, Miguel Rubia y Pepe.
Incidencias
Alrededor de 400 espectadores en el Príncipe Felipe.

Si en partidos precedentes el principal problema de los verdiblancos había sido cómo abrir la lata ante equipos que llegan al coliseo verde con el afán mantener su portería a cero, ayer no fue el caso, pues el club de la capital cacereña logró ponerse por delante a los 10 minutos de juego gracias a un certero cabezazo de Dani Muñoz a la salida de un córner. No obstante, el Cacereño no creó mucha mayor sensación de peligro en los primeros 45 minutos, a excepción de un disparo que Eloy envió al palo con el meta Jesús ya batido en el ocaso de la primera mitad.

Ya en la segunda parte pudo haber cambiado la decoración, para tranquilidad de los locales, si el colegiado Holcer Levato hubiese señalado con penalti un posible derribo a Dani Muñoz dentro del área visitante cuando Neto se disponía a dar el pase de la muerte. El control poco incisivo de los verdiblancos no impidió que los visitantes metieran el susto en el cuerpo a los de Adolfo Muñoz, primero con un gol anulado al Pueblonuevo y luego con dos subidas del meta Jesús para intentar hacer suyos los últimos cartuchos a balón parado. Al final, pitos y abucheos para el Cacereño.