El Cacereño hace saltar las alarmas

Carlos Andújar, del Cacereño, en primer término. /CP CACEREÑO
Carlos Andújar, del Cacereño, en primer término. / CP CACEREÑO

Los verdes, que continúan sin vencer, no pasaron ayer del empate ante el Trujillo y suman un punto de nueve posibles

J. CEPEDA

El Cacereño no levanta cabeza. Los verdiblancos continúan sin saborear la primera victoria de la temporada tras no pasar este domingo del empate a uno en su propio feudo ante un eficaz Trujillo. Con tan solo tres jornadas disputadas, el cuadro de Julio Cobos ya se encuentra a ocho puntos de la cabeza, habiendo dilapidado buena parte del margen de error a las primeras de cambio. Un escenario que, lejos de ser anecdótico, comienza a preocupar a la atónita parroquia de la carretera de Salamanca.

Con la intención de activar una especie de revolución interna para revertir la situación, el entrenador del decano del fútbol extremeño introdujo varios cambios en su once tipo, dando entrada a hombres como Neto y Rentero. Este último demostró tener profundidad en sus incursiones, aunque no llegó a tener premio en ninguna de ellas.

Las cosas se le pusieron de cara al Cacereño en el minuto 10 de partido gracias a un gol de Marcos Torres, quien batió a Jorge en segunda instancia en una jugada desarrollada dentro del área visitante.

1 CÁCEREÑO

1 TRUJILLO

CACEREÑO:
Bernabé (Jordi Pérez, min. 45), Neto, Rentero, Rubén (Dani Muñoz, min. 60), Carlos Daniel, Gustavo, Borja García, Teto, Carlos Andújar, Marcos Torres y Ezequiel Lamarca (Murci, min. 72).
TRUJILLO:
Jorge, Nombela, Bussy, Vadillo (Carlos Salas, min. 82), Edu González, Nando, Mario Chamorro (Manzano, min. 65), Dani Herrero, Kevin, Olmos (Beato, min. 76) y Ensa.
goles:
1-0: Marcos Torres, min. 10. 1-1: Ensa, min. 43.
Árbitro:
López Circujano. Amonestó al local Neto, así como a los visitantes Ensa, Vadillo, Olmos, Nombela, Jorge y Manzano.
Incidencias:
Alrededor de 750 espectadores en el Príncipe Felipe. Minuto de silencio en memoria de la hija del exseleccionador nacional, así como en la de un familiar del árbitro de la contienda.

A pesar del gol de los locales, el equipo de Maxi Ovejero no cambió sustancialmente su propuesta de jugar arropado atrás para esperar su oportunidad a la contra. Esa situación se dio en el minuto 43, cuando Ensa aprovechó la falta de coordinación defensiva de la zaga cacereña para recebir en carrera un pase en profundidad. El veloz atacante trujillano no tuvo miedo escénico al quedarse solo ante Bernabé y mancilló sin ningún tipo de piedad la portería verde. Una meta que aún no ha podido acabar ninguno de los tres partidos en estado virginal. Entre medias, el Cacereño había protagonizado un juego combinativo un tanto previsible, falto de velocidad y sin factor sorpresa, lo que en ocasiones ya había exasperado a la grada antes incluso del gol del empate.

Al margen de los dos goles de esta primera mitad, la principal incidencia la protagonizó Bernabé al sufrir un golpe en la cabeza en la recta final del primer acto. Aunque el portero del Cacereño pudo seguir jugando, en el descanso fue trasladado al hospital, donde recibió cinco puntos de sutura en la zona de la mandíbula.

Ocasiones

El marcador ya no se movería en la segunda parte, pero el encuentro no estuvo exento de ocasiones de gol para ambos equipos. En el minuto 52 fue el visitante Olmos quien probó suerte con un disparo bien intencionado que se marchó alto. Posteriormente fue Marcos Torres, para el Cacereño, quien tuvo la mejor ocasión tras recibir una asistencia de Teto. El meta trujillano, Jorge, ganó el duelo en al área pequeña y posteriormente Ezequiel Lamarca no tuvo el tino suficiente como para hacer del rechace un balón de gol.

Si hubo alguien en el Cacereño que puso especial empeño en conseguir los tres puntos, ese fue Teto. El extremo estuvo muy activo en la segunda mitad, pero sus diabluras no acabaron de fructificar. Ya en la recta final del partido Carlos Daniel pudo haber conseguido el gol del triunfo, pero su cabezazo tras un córner fue a parar al larguero.

Ya en sala de prensa, Julio Cobos mostró su disgusto por el resultado, aunque alabó el trabajo realizado por los suyos. Un mensaje, quizás, un tanto conformista para una entidad obligada a sacar el látigo de castigador en esta categoría. Por su parte, el visitante Maxi Ovejero reconoció el esfuerzo de sus jugadores para sobreponerse al varapalo de la final de la Copa Federación con un plantel mermado por las bajas.