El Cacereño ya busca entrenador

Adolfo Muñoz abandona el Cacereño tras no haber cumplido el objetivo del ascenso. :: J. REY/
Adolfo Muñoz abandona el Cacereño tras no haber cumplido el objetivo del ascenso. :: J. REY

Adolfo Muñoz anunció ayer su marcha tras rechazar la oferta de renovación y su puesto lo podría ocupar Miguelete, que deja el Coria

J. CEPEDACÁCERES.

El Cacereño sale a la caza y captura de un nuevo entrenador para la próxima campaña, la cuarta consecutiva en Tercera. El hasta ahora técnico del club verde, Adolfo Muñoz, anunció ayer su marcha tras no aceptar la oferta de renovación que la entidad había puesto encima de la mesa. El míster agradeció a través de sus perfiles sociales el trato recibido por el club, a la vez que tuvo palabras de reconocimiento para la plantilla, cuerpo técnico, directivos y aficionados. Esto último, según dijo, «es lo más importante que tiene un club».

La segunda experiencia de Adolfo Muñoz en el banquillo del Cacereño se salda sin haber cumplido el objetivo del ascenso tras haber caído eliminado a las primeras de cambio este pasado domingo frente al Formentera en la eliminatoria de cuartos de final. En su primera intentona hace un par de temporadas, cuando el club verde campeonó en la Tercera extremeña, su equipo perdió la eliminatoria decisiva ante el Deportivo de la Coruña B y posteriormente fue apeado de la carrera por el ascenso ante el Beasain. Adolfo regresó a la entidad verde el pasado verano con el firme propósito de saldar la deuda del ascenso, pero por segunda ocasión ha cogido el camino de vuelta a casa sin haber podido protagonizar pompas ni celebraciones, al margen de la consecución del título de la Copa Federación en su fase regional y de la clasificación para la próxima edición de la Copa del Rey tras el cambio de formato diseñado por la Federación Española de Fútbol.

Puebla: «Vendrá un entrenador con caché y conocedor del fútbol extremeño»«Por ahora son solo rumores», explica Miguel Rubio sobre su probable llegada al banquillo verde

Miguelete

El lugar que hasta ahora ha ocupado Adolfo Muñoz en el banquillo de la carretera de Salamanca podría ser para Miguel Rubio, 'Miguelete', quien acaba de decir adiós al Coria después de haber entrenado a orillas del Alagón durante cinco temporadas consecutivas. Así al menos se da por hecho en los círculos cercanos al Coria, donde se habla de la más que probable llegada del entrenador natural de Plasencia al decano del fútbol extremeño. Sin embargo, tanto el técnico como el Cacereño ni confirman ni desmienten esta hipótesis. «Por el momento son solo rumores», explicó ayer a este periódico el ya exentrenador del conjunto cauriense. Miguelete logró clasificar al Coria para los playoffs por el ascenso a Segunda B, pero este pasado domingo cayó eliminado en primera ronda ante el Villarrubia. El hasta ahora entrenador del conjunto celeste llegó al banquillo del Coria hace cinco temporadas procedente del Don Benito.

Por la otra parte, el director general del Cacereño, Luis Puebla, rehusó arrojar ayer luz sobre el trabajo de despacho que se está realizando con la búsqueda del nuevo míster, por lo que tampoco dio cariz oficioso a la opción de Miguelete. Sí explicó, no obstante, que la idea de la entidad es anunciar el nombre del nuevo entrenador antes de que concluya esta misma semana: «Será un entrenador con caché, que quiere venir al Cacereño y que es conocedor del fútbol extremeño. Nuestra intención es que el viernes podamos anunciarlo públicamente», expresó sin dar más pistas al respecto.

Tal y como se explica desde los órganos de gestión del club, no será hasta que el nuevo entrenador haya firmado por el Cacereño cuando se comiencen a hacer públicas las primeras renovaciones, toda vez se dé el visto bueno desde una parcela técnica que podría verse ampliada respecto a otras temporadas con la figura de un director deportivo. El Cacereño sostiene que son cinco los jugadores que cuentan con contrato en vigor para la siguiente campaña, aunque ello no sería óbice para que alguno de ellos pudiese encontrar acomodo en otro destino lejos del Príncipe Felipe si así fuese conveniente. Entre tanto, la parroquia verde espera con avidez las primeras novedades.