TERCERA

El Cacereño busca ser ejemplo de resiliencia

Cobos, en el duelo ante el Villanovense del domingo. :: e. domeque/
Cobos, en el duelo ante el Villanovense del domingo. :: e. domeque

Los verdes tendrán que pasar la reválida el domingo ante el Olivenza para confirmar su resurrección como aspirante al título

J. CEPEDA

cáceres. Como si de un animal mitológico se tratase, el Cacereño continúa construyendo su propia fábula en su cuarta comparecencia consecutiva en Tercera. Tras un arranque liguero caracterizado por las dudas y los resultados discretos, el decano del fútbol extremeño sacó el pasado domingo sus garras en el templo del líder para escribir las primeras líneas del que podría ser el segundo capítulo de la narración, el del tan manido y esperado punto de inflexión. Solo el curso de los acontecimientos dirá si su desenlace es ejemplo enciclopédico de resiliencia futbolística o si, por el contrario, los verdiblancos vuelven a las andadas. Es por ello por lo que aún es pronto para hablar de una auténtica y completa resurrección.

Si bien es cierto que la victoria por 1-3 en Villanueva de la Serena -condicionada en gran parte por las decisiones arbitrales- no fue ni mucho menos redonda para el Cacereño en cuanto a imagen, en esta visita al Villanovense solo había un objetivo claro para el equipo del Príncipe Felipe: sacar algo positivo por lo civil o por criminal. «Hemos sufrido y estamos sufriendo mucho. No vamos a ponerle 'peros' a la victoria», dijo Julio Cobos. No obstante, el técnico del Cacereño sí reconoció que a su equipo le faltó «atrevimiento» en algunos tramos del partido para terminar las jugadas en superioridad numérica, tanto con el 0-2 como con el 1-3. Y es que el Villanovense también sacó amor propio como para merodear con peligro la meta defendida por Bernabé a pesar de jugar en inferioridad durante la mayor parte del envite.

A juicio de Cobos, el resultado obtenido en territorio serón debe servir «para darnos cuenta de que somos capaces de competir contra el mejor equipo de la categoría, que es el Villanovense». Sin duda, se trata de un triunfo que debe servir para activar el gen del orgullo propio en el vestuario verdiblanco.

Como es habitual en la rutina de trabajo, la plantilla del Cacereño gozará hoy martes de su día de descanso. El domingo a las 12.00 horas ante su público el cuadro verdiblanco tendrá que pasar la reválida frente al Olivenza delante de una parroquia que aún da un voto de confianza al proyecto, sobre todo tras el resultado del domingo. Hasta la fecha, el equipo de la carretera de Salamanca no ha logrado ligar dos victorias consecutivas ni tampoco ha conseguido dejar su meta virginal en ninguna de las seis jornadas disputadas. En la cita dominical no podrá estar el capitán del equipo, un Alberto Delgado que fue expulsado por una doble cartulina amarilla después de haber protagonizado el doblete que abría el camino de la importante victoria.