Tercera División

El Cacereño acude a Montijo sin red de seguridad

Eloy Jiménez celebra el gol de la ida en el campo federativo Manolo. / L.C.
Eloy Jiménez celebra el gol de la ida en el campo federativo Manolo. / L.C.

El equipo de Adolfo Muñoz necesita la victoria para seguir dependiendo de sí mismo en la lucha por el título de liga

JUAN CARLOS RAMOS

El que más y el que menos asume que la liga es cosa de dos. Abrir el abanico a un tercero como el Moralo, con diez jornadas por disputarse, es meter en la ecuación muchos fallos del Mérida y muchos fallos del Cacereño. Y eso que pecholatas y verdes, sobre todo los verdes, se están dejando muchos puntos en las últimas jornadas.

«Estamos en un pico de forma bueno, el equipo compite bien y tiene intensidad. Creamos ocasiones muy claras, pero nos está faltando concretarlas. Solo nos falta mejorar ciertos detalles, como tener más concentración para evitar que conviertan las pocas ocasiones que nos crean», señalaba Adolfo Muñoz en las horas previa del partido en Montijo.

El técnico del Cacereño asume que se ha agotado el margen de error para luchar por el campeonato y que en Montijo no se contempla otro resultado que no sea la victoria. La próxima semana llegará un Coria con el cuarto puesto en juego y la siguiente el título de liga podría ponerse en juego en el Romano ante el Mérida. Pero para llegar al punto C primero hay que pasar por el punto A. Y el punto A es el Montijo.

«En casa es un equipo muy fuerte y, si se añade que están obligados a sumar para no caer a puestos de descenso, eso les hace más peligrosos. Tienen jugadores muy desequilibrantes arriba, como Juanito Monroy, Matute o Escorial que llevan mucho tiempo en Tercera», avisa Adolfo Muñoz.

El Cacereño presentará novedades obligadas en relación al último encuentro ante el Olivenza. Alberto Delgado cumplirá ciclo de amonestaciones, Rodri cumplirá un partido de sanción tras ser expulsado y Chechu guardará reposo a causa de unas molestias en el gemelo que no acaban por desaparecer. «Tenemos 21 jugadores en la plantilla y necesitamos de todos. El que mejor está durante la semana es el que juega», avisa Adolfo.

Por su parte, el Montijo tratará de recuperar su mejor versión, que curiosamente coincide ante los equipos más fuertes del grupo XIV, caso de Moralo y Plasencia en las últimas jornadas. Las dos pasadas derrotas han dejado a los rojillos a solo un punto de los puestos de descenso. Para este choque ante el Cacereño, el Montijo recupera a Tala y Matute, ausentes en Azuaga por sanción. Por este mismo motivo, el técnico Emilio Blanco tendrá que ver el partido desde la grada.