Migue Montes Delantero del Mérida AD

«Habré ayudado, pero no soy el culpable de la mejoría del equipo»

Migue Montes, delantero del Mérida, en un partido. :: j. m. romero/
Migue Montes, delantero del Mérida, en un partido. :: j. m. romero

Una de las causas de la mejora del Mérida es su llegada y aportación, pero más por su ascendencia en el juego que por sus cuatro goles

M. G. MÉRIDA.

Miguel Ángel Montes Cruz (Pozo Alcón, Jaén, 1989) aterrizó en el Romano después de lo de Navalmoral. Atendiendo a los resultados y a la imagen del Mérida desde entonces no hace falta explicar mucho la relevancia y la ascendencia del delantero en la mejoría del equipo. Por la mañana entrena y por la tarde estudia para ser entrenador y para la prueba de acceso a la Universidad para mayores de 25 años.

-¿Había visto un partido del Mérida antes de firmar?

-No. Lo que seguía por las clasificaciones, por amigos que tenía en común. pero no, no había visto ningún partido del equipo.

-¿Y le habían contado algo de cómo jugaba?

-Había visto algún que otro resumen y me imaginaba cómo podía jugar el equipo sabiendo los jugadores que tenía. pero todo muy general.

-Se lo pregunto porque el equipo cuenta con un antes y un después de su llegada.

-Quiero atribuirlo a una mera casualidad. Todos estamos para sumar. A lo mejor mi llegada lo que sí ha hecho es que nos pongamos más en alerta por los movimientos del mercado. Por ahí pueden ir los tiros. No creo que sea el culpable de la mejoría del equipo. Algo habré ayudado, pero no me quiero atribuir el mérito.

-¿Qué importancia tuvo Rubén Andrés para que finalmente se decantara por el Mérida?

-Antes de que se hiciera oficial lo de Rubén yo ya sabía que iba a venir. Lo conocí el año pasado cuando llegó a Jaén. Y él me llamó cuando ya se enteró de que tenía una oferta del club encima de la mesa. Tenía otras económicamente mejores que la del Mérida pero no más importante. Y cuando encima me llamó Rubén ni me lo planteé. Ya en verano hubo acercamientos, pero entonces tenía claro que iba a seguir en Jaén porque me ofrecieron dos años más y estaba en mi casa, cómodo, con el cariño de la afición y el club. Luego, las circunstancias me hicieron salir y cuando apareció la oferta del Mérida ni siquiera me lo pensé.

-¿Cómo influye en el juego del equipo la presencia de Migue Montes?

-El cuerpo técnico te pide cosas que cree que puedes darle. Fuera de casa son unas concretas, porque los terrenos de juego no son los mejores para la práctica del fútbol: como que sea fuerte y contundente de espalda a portería, que trabaje la primera línea de presión. y en el Romano, casi todo lo contrario. Estoy más cómodo, no me peleo tanto con los centrales, tengo más espacios. Pero el cuerpo técnico, desde el principio, me ha dado bastante libertad. Como tengo experiencia pensará que haré todo pensando en lo mejor para el equipo, porque nunca he sido un jugador egoísta. Fuera de casa mi juego es más físico y agresivo y en casa más asociativo y de tener el balón.

-Hasta que llegó el primero, ¿estaba ansioso por la falta de gol?

-Más que ansioso, estaba deseoso. Pero por ayudar al equipo, por encontrar el premio al trabajo. Yo estaba muy contento por cómo estaba jugando, y desde el club y el cuerpo técnico me transmitían la misma satisfacción. pero al final los delanteros vivimos de los números y de ese puntito de alegría que te dan los goles. Pero yo estoy contento con la dinámica del equipo: nunca voy a poner por encima del equipo mi resultado particular.

-¿A Migue Montes qué le dice que por detrás suyo jueguen tres de los siete máximos goleadores del grupo?

-Siempre me he sentido muy feliz cuando los compañeros que me rodean son felices. Dice que si la alegría es compartida, es doble. Y así me la atribuyo yo muchas veces. Tener por detrás a Santi, Cristo, Joaqui, Muneta es un privilegio del que no disfrutan otros equipos de la categoría. Es que para mí no son jugadores de esta categoría. Verlos cómo entrenan todos los días y su ambición por ganar más, me hace tener que partirme la cara por ellos. Si consigo que sean los máximos goleadores, ganamos y subimos, lo firmo ahora mismo.

-Atendiendo a los dos últimos partidos a domicilio del equipo, ¿por qué les cuesta tanto arrancar?

-Es verdad que tenemos que hacer autocrítica. Tras la victoria en Plasencia y los empates en Cáceres y Coria se reafirmaba que habíamos mejorado, pero estos dos últimos partidos. Tanto en Olivenza como en Valverde de Leganés estuvimos mejor en las segundas partes. La única explicación es que nos falta un puntito de apretar en el momento clave, de no permitir que los rivales se vengan arriba. Todos van a salir a muerte cuando vaya el Mérida, y si le dejas que se lo crean, se ponen a tú altura, y más en campos donde el terreno de juego no está bien.

-Si el club finalmente ficha en este mercado de invierno otro delantero centro, ¿cambia mucho la aportación de Migue Montes de jugar solo en punta a hacerlo acompañado?

-Depende de lo que el míster pida y de lo que el otro compañero pueda dar. El año pasado firmaron a Pedro Beda en Jaén y acabamos jugando los dos muy bien. A él le gustaba más el enganche y venir a recibir y yo me quedaba más en punta. y cuando jugaba con Diego Cascón era él quien fijaba más a los centrales y hacía yo la labor de mediapunta. Este año, cuando he coincidido con Javi Martín, hemos hecho lo mismo: yo caía y él se quedaba arriba fijando. Al final es adaptarse a los compañeros. Lo importante es seguir trabajando igual para que te pongan.

-Es la primera vez que juega en Extremadura. ¿Le está sorprendiendo nuestra Tercera?

-Me ha sorprendido el nivel. Sí es verdad que se nota mucho cuando juegas fuera a cuando lo haces en casa. Fuera no he dado todavía con un campo que esté medio bien y los partidos son más complicados, con fútbol más directo, más de contacto. En casa disfrutas más, porque tienes más el balón, porque el campo es un espectáculo. Pero para lo que yo creía que iba a ser, el nivel es bastante bueno.

-¿Ve al equipo al final del campeonato por encima del Cacereño?

-Estoy convencido de que el equipo va a ir a más. Confío en este grupo, y no es una forma de hablar. En el vestuario tenemos claro cuál es el objetivo: salir campeón y ascender. El Cacereño es un equipo que está muy bien trabajado y tiene un gran equipo, pero nosotros tenemos una plantilla más amplia y creo que nos beneficia más nuestro terreno de juego que a ellos el suyo. Creo que el equipo va a quedar campeón porque se lo merece, porque lo está trabajando y porque vamos a mejorar aún más.

-¿En qué partido hasta ahora se ha encontrado más cómodo y en cuál más incómodo?

-El de Coria fue horrible, porque sentí mucho la presencia de los centrales y el mediocentro, no tuve espacios para maniobrar. Incluso también la primera parte de Valverde de Leganés. Pero a partir de ahí. me encontré muy cómodo en Plasencia y el partido más completo creo que fue el de Olivenza.

 

Fotos

Vídeos