El Arroyo vuelve a la victoria a costa del Valdelacalzada

JESÚS F. GONZÁLEZ

arroyo de la luz. No tenía el Arroyo más opciones ante el Valdelacalzada que ganar tras una dinámica malísima. Se medían a un colista que además tiene ya pocas opciones. Saltó vivo, agresivo y certero el conjunto arroyano. Los dos primeros adjetivos ya se los conocíamos; el tercero suponía cierta novedad para un conjunto que durante todo el curso ha adolecido de pegada, pero que ayer casi dejó sentenciado el partido en quince minutos.

2 ARROYO VALDELACALZADA

1

Arroyo
Jiménez; Álex Melli, Juanjo Polo, Alberto Núñez, Asier, Víctor Guerra, Chipu (Loren, min. 65), Javi Martín (Javi Durán, min. 70), Javi González, Aitor, Javi Márquez (Jairo, min. 80).
Valdelacalzada:
Pelu; Jorge, Kim (Mori, min. 60), Iván, Raúl, Cristo, Michel, Luis, Santos (Mario, min. 70), Nacho, Alonso.
Goles:
1-0: Javi Márquez, min. 9. 2-0: Aitor, min. 14. 2-1: Raúl, min. 77.
Árbitro:
Víctor Manuel Broncano Suárez amonestó con tarjetas amarillas al local Chipu y al visitante Pelu.
Incidencias:
Municipal de Arroyo, ante 250 espectadores.

A punto de entrar en el minuto diez haría el primero Javi Márquez tras ser el más atento en un rechace que dejaba Pelu a un disparo desde fuera de los arroyanos. En el 14 pondría el segundo el conjunto de Ávila en un córner que acertaba a rematar Aitor con la cabeza, ayer estilete ofensivo local. A partir de ahí se tranquilizó el Arroyo, sabedor de su ventaja y de que dejar espacios podría jugarle una mala pasada. Dominó el balón, pero no volvió a disponer de acercamientos. El mejor de los visitantes en el primer acto sería Cristo, incisivo por la derecha, pero que no encontraba demasiada asociación.

Al poco de la reanudación pudo aumentar su cuenta el Arroyo, y Javi Márquez en particular, pero el disparo del mediapunta cacereño se acabaría marchando alto. Cuando faltaban quince minutos, un pase filtrado entre los centrales por Javi Oliva, exarroyano, lo recogería Raúl para batir con su zurda por abajo a Jiménez. El tanto no traería aparejado más peligro visitante, aunque sí despertó dudas en los arroyanos y cierto runrún en una grada que ve cómo su equipo vuelve a ganar.