Azuaga y Vitoria lo fían todo a Ipurua

Luisito intenta dejar atrás a Corral. :: opta/
Luisito intenta dejar atrás a Corral. :: opta

En el primer partido de fase de ascenso de la historia del Municipal azuagueño ganó el miedo a perder

CARLOS OJEDA AZUAGA (BADAJOZ).

Azuaga acogió ayer por primera vez un partido de fase de ascenso a Segunda B. Una cita histórica que nadie quiso perderse salvo los goles. Ni Azuaga ni Vitoria dispararon a portería y se jugarán el pase de ronda en el estadio del Eibar.

0 AZUAGA

0 VITORIA

La contienda arrancó con el Azuaga llevando el peso del encuentro. Avisaron los locales en el primer minuto, con una buena combinación entre Enrique y Moraga que, tras carrera por la línea de fondo, acabó en disparo alto de Juanan Sancho previo despeje visitante. El paso de los minutos fue reduciendo el ímpetu local y aumentando el de los visitantes, que se crecieron una vez cumplida la media hora, aunque al igual que su contendiente sin lograr inquietar la portería rival. El peligro para el Vitoria llegó a balón parado, con sendos saques de esquina que José Fuentes despejó de puños. También desde la esquina lo intentó el Azuaga, pero Francis llegó muy forzado a rematar en el segundo palo un balón colgado por Mogollón.

Ambos conjuntos centraron su ataque en la banda izquierda, donde Luisito y Dorrio fueron auténticos quebraderos de cabeza para sus marcadores. Pero el ayer no era el día del gol en la Campiña Sur.

El paso por vestuarios aumentó el ritmo y la emoción el partido, pero no pudo cambiar un destino que ya estaba escrito: Azuaga y Vitoria arriesgaban lo justo. Hubía mucho miedo.

Los visitantes estuvieron un punto mejor tras el descanso, y el técnico local puso remedio con dos cambios antes de la hora de partido que surtieron efecto. Primero Enrique, a la media vuelta, estuvo cerca de rematar desde el punto de penalti; segundos después era Luisito el que no llegaba por centímetros a un balón en profundidad que le dejaba solo ante Areitio. Entre tanto, Ibargoien envió un centro raso al área pequeña que Nono sacó cuando Conde armaba la pierna.

El carrusel de cambios espoleó a un Azuaga que, decidido a acabar el partido en campo rival, adelantó líneas y no sufrió en exceso las rápidas contras lideradas por Dorrio. Tampoco los rojiblancos pudieron hacer daño, pese a que Juanan Sancho y Jorge Caballero lo intentaron con sendos disparos altos. No hubo más aproximaciones de peligro de mayor incidencia.

 

Fotos

Vídeos