Al Badajoz se le indigesta el Choco

El gol de Carreño en Redondela puede valer su peso en oro para la vuelta en el nuevo Vivero. :: OPTA/
El gol de Carreño en Redondela puede valer su peso en oro para la vuelta en el nuevo Vivero. :: OPTA

Carreño deja abierta la eliminatoria gracias a su tanto de penalti en un encuentro típico de eliminatorias de ascenso

FERNANDO GASTÓN REDONDELA.

Muchas ilusiones tenía puestas el CD Badajoz en este primer duelo de fase de ascenso para el retorno a la Segunda División B, pero también que en ningún momento iba a ser un camino fácil. La afición blanquinegra le alentaba con ganas desde el calentamiento, pero el equipo gallego también jugaba sus bazas. Agustín Izquierdo disponía de prácticamente la totalidad de la plantilla para afrontar el partido, pero esto suponía tener que dejar a algunos de sus jugadores importantes fuera del once titular. En esta ocasión le tocaba al central gallego Kiko, que además se quedaba sin jugar en su vuelta a su tierra y ante su familia.

El técnico pacense se decantaba por Jesús Muñoz y Germán Rojas como pareja de centrales al tratarse de los dos defensores más expeditivos de los que disponía, pero el destino tenía un guiño preparado para el propio Kiko. El centrocampista David Parada era sustituido en los primeros minutos tras sufrir un fuerte golpe con un rival en el abdomen que se acababa transformando en una inflamación de diafragma. Ante este contratiempo, el gallego entraba en escena en esa misma posición de pivote defensivo, lugar en el que apenas había jugado esta temporada.

Precisamente, este cambio de planes sobre la marcha lo acabó acusando el Badajoz en exceso. Parada es, a día de hoy, imprescindible en el juego pacense, no solo por su trabajo sobre el césped, sino también por su experiencia y peso dentro de un vestuario. Por todo ello, los de Izquierdo quedaban muy tocados.

Antes de este punto de inflexión, los blanquinegros tuvieron sus oportunidades para intentar adelantarse en el marcador, aunque sin suerte de cara a gol. Abraham Pozo intentaba en todo momento sacar ventaja de su zurda para marcar un tanto que valiera su peso en oro, pero tampoco tuvo su día.

Mano a mano de Copete

Una de las oportunidades más claras de las que dispusieron los pacenses la tuvo en sus botas Nando Copete. El extremo almendralejense se colaba a la perfección en el área por el carril central. La rápida salida del guardameta local en el mano a mano le obligaba a tocarla como podía a un lado, y esto hacía que la bola se le fuese desviada. Varios minutos después, el propio Copete cruzaba el cuero en exceso ante la ilusión de los aficionados desplazados desde la capital pacense. Una vez más, la suerte daba la espalda al almendralejense y se quedaba sin marcar.

El Choco estira sus líneas

Quien sí supo aprovechar una de sus primeras ocasiones fue el CD Choco. Ilusionaban a su afición gracias a un centro lateral que se paseaba por el área sin que nadie lograra rematarlo. Los visitantes sufrían bastante a la espalda de los laterales, y así llegaba el primer tanto. Internada de Comis desde la derecha para ajustar el balón al palo desde la zona central.

Le tocaba remontar al equipo de Izquierdo. Lejos de echarse atrás para aguantar el resultado, el conjunto entrenado por Marcos Montes dispuso en la siguiente jugada de otra importante ocasión para aumentar la renta. Sergio Arenas tenía que intervenir en el mano a mano.

Tras la reanudación, llegaba la esperanza blanquinegra de cara al partido de vuelta. Buena jugada de Copete por banda izquierda que le llevaba a colarse en el área y ser objeto de penalti. Carreño se hacía con el cuero sin pensárselo para colocarlo en el punto de penalti y establecer el empate con pierna derecha. Los siguientes minutos también fueron dominados por los visitantes pero, como suele pasar, el que perdona lo acaba pagando. El juego aéreo beneficiaba sobre manera a los de Montes y lo demostraron en la acción del segundo tanto. Nuevo balón llegado desde la banda que remataban de cabeza los gallegos por partida doble. Fer la empujaba al fondo de las mallas y asestaba el mazazo definitivo al Badajoz. El conjunto pacense dispuso de oportunidades para intentar la igualada hasta el último instante pero, una vez más, ese juego no le beneficiaba. Todo esto se producía en el lado en el que se ubicaba la afición visitante, pero el apoyo no fue suficiente.

Espíritu de Mancha Real

Los propios aficionados y directiva blanquinegra apelan desde ya al espíritu de la remontada ante el Atlético Mancha Real, que acabó con el CD Badajoz en Segunda B. La ida también finalizó con 2-1 en contra y la vuelta se decidió con un 1-0 gracias a un tanto de Ruby de penalti.

Se espera una importante afluencia de público el próximo domingo a las 19.00 en el Nuevo Vivero.

 

Fotos

Vídeos