Un césped impracticable le gana la partida a Extremadura y San José

Ruano y Pelu luchan por el balón en la piscina. :: LORITE-@EXT_UD/
Ruano y Pelu luchan por el balón en la piscina. :: LORITE-@EXT_UD

Los de Marrero no aprovechan el pinchazo del Jerez y empatan en un campo encharcado ante un buen rival

RAÚL PEÑA ALMENDRALEJO.

Extremadura y San José ofrecieron un partido de fútbol que bien podía haberse decantado para cualquier equipo, con una mitad para cada uno y con muy pocas ocasiones de gol en un terreno totalmente impracticable. El césped del Francisco de la Hera lucía muy mal. Encharcado en casi toda su extensión a causa de las lluvias de los últimos días, en el tapete no se podía dar dos pases consecutivos sin que el esférico se quedase pinchado en el agua. Ante este panorama, los dos equipos recurrieron al juego aéreo directo para buscar la meta contraria, y los 22 jugadores sobre el césped ofrecieron un ejercicio de brega y lucha constante, que permitió que el partido, huérfano de goles, tuviese emoción e intensidad. Con este empate, el Extremadura desaprovechó una ocasión muy importante para ampliar a seis puntos su ventaja con el segundo clasificado, el Jerez, al que ahora aventaja en cuatro.

0 EXTREMADURA

0 SAN JOSÉ

Incidencias:
Unas 1.300 personas en el Francisco de la Hera. Se guardó un minuto de silencio antes de comenzar el encuentro por el fallecimiento de la abuela del jugador local Juanjo Pereira y la del entrenador visitante Javi Bayón; y por la muerte del seguidor azulgrana Félix Merchán. Terreno de juego en muy mal estado por las lluvias caídas.

Juan Marrero apostó por el mediocentro Javi Pérez como lateral izquierdo debido a las múltiples bajas del equipo azulgrana en la zaga, con hasta cuatro jugadores lesionados. El técnico del Extremadura dotó de músculo el mediocampo con la entrada de Ismael acompañando a Curro, aunque el balón no podía pasar por estos dos futbolistas ya que la única vía para conseguir el gol dado el estado del terreno de juego era el juego vertical y directo. Por su parte, Javi Bayón reforzó la parcela defensiva de su equipo con tres centrales, Parra, Juanlu y José Antonio, y con dos carrileros para darle profundidad a las bandas.

La primera parte la ganó a los puntos el San José. El conjunto nazareno se asentó y adaptó mucho mejor a las condiciones del césped y tuvo más balón y profundidad que el Extremadura, aunque no creó ninguna ocasión de peligro real en la meta de Saavedra. El Extremadura tampoco tuvo ocasiones claras para marcar, ya que los dos conjuntos sólo pisaban las áreas en jugadas a balón parado, por lo que las defensas no sufrieron en exceso durante la primera mitad del encuentro.

Ya en la segunda parte, el Extremadura fue a por el partido desde la salida del vestuario para llevarse los tres puntos y meter más distancia con su inmediato perseguidor. La entrada de Cristo, que reaparecía tras su lesión, dio más profundidad a los azulgranas, que vivían en campo contrario constantemente. Tanto Ruano como Curro colgaban balones al área del San José, pero la defensa nazarena repelía estos ataques una y otra vez. En uno de estos centros laterales, Willy dejó el balón de cara a Cristo que, desde fuera del área, lanzó el balón por encima de Sergio, pero el esférico no quiso entrar y se estrelló en el larguero. A partir de este momento, en el minuto 65, el Extremadura fue mejor y dispuso de otro par de ocasiones claras para inaugurar el marcador y llevarse el partido. En una de ellas, Sergio sacó el balón bajo palos tras un cabezazo de Ismael a dos metros de la línea de gol. Ya en el último minuto de partido, el meta visitante volvió a parar con una bonita palomita otro cabezazo, esta vez de Willy, para mantener el electrónico igual que al comienzo del partido.