El Don Benito complica la vida al Olivenza

RODRIGO MORÁN DON BENITO.

El Olivenza seguirá viviendo en un estado de incertidumbre absoluta durante las próximas semanas después de perder por la mínima en el 'Vicente Sanz' ante un Don Benito que encarrila el honorífico séptimo puesto. Está pagando caro su endeblez lejos de la ciudad deportiva oliventina el cuadro de Enrique Cuello. Fuera sólo ha logrado dos triunfos y, el escaso botín, le está complicando la existencia. Sigue quinto por la parte baja de la tabla, y tal y como afirmaba entre semana su entrenador, más pendiente del Arroyo que de otra cosa.

1 DON BENITO

0 OLIVENZA

Saltó mejor al césped calabazón el Olivenza, maniatando y tratando de controlar el partido, aunque sin acercamientos claros. El Don Benito, tal vez sin la tensión competitiva que reclama su entrenador Miguel Rubio, tardó en desperezarse. El encuentro se encaminaba tedioso al descanso cuando Patri nos regaló la jugada clave. Se escapó con una velocidad endiablada por la banda derecha, ganó la partida a todos sus contrarios y regaló, con envoltorio y lazo incluido, un gol cantado a Pantoja. El ariete pacense ejecutó en boca de gol para hacer el único tanto del encuentro.

El gol llegó al filo del descanso. Uno de esos tantos psicológicos que no te dejan descansar en el intermedio y te atormentan en vestuarios. Aún así, salió de la caseta el Olivenza con las ideas claras: irse hacia arriba y empatar pronto. Y tuvo una oportunidad clamorosa en las botas de Jony. Borja se sacó de la chistera una sensacional jugada que dejó a todos boquiabiertos y cedió el cuero atrás en boca de gol para Jony. Sin portero y ante la incredulidad del respetable, el oliventino estampó la bola en el larguero y crucificó en la madera las opciones y fe de un Olivenza sin fortuna. Lo que vino después fue un quiero y no puedo de los de Enrique Cuello, quienes incluso se pudieron llevar un resultado en contra más abultado. Sergio Alonso aprovechó un bonito servicio de Moruno para lanzar al larguero. Y más tarde, de nuevo Moruno, habilitó a Pantoja en un mano a mano ante Ciga. Esta vez, el pacense, no supo resolver con acierto.

La derrota deja al Olivenza en una posición más de miedo que de peligro. Empieza a depender cada semana más de lo que haga el Arroyo, aunque todavía cuenta con dos partidos que podría aprovechar. Mientras, el Don Benito, suma puntos y suplica para que finalice cuanto antes la temporada.