El Jerez dispuesto a sumar para entrar en la pelea por el ascenso

Vázquez Bermejo dirige una sesión de entrenamientos de esta semana en un ambiente excepcional. :: p. d./
Vázquez Bermejo dirige una sesión de entrenamientos de esta semana en un ambiente excepcional. :: p. d.

Los templarios presumen de equipo por encima de récords y sueñan con la recompensa a una magnífica temporada

PAULA DÍAZ Y J. B. MARTÍNEZ JEREZ DE LOS CABALLEROS.

El Jerez sigue con los pies en el suelo por más que el récord de las quince victorias consecutivas que hasta el pasado fin de semana había acumulado, le invite a erigirse como uno de los equipos más sólidos y competitivos de la categoría. Los de Vázquez Bermejo están a tan solo un punto de lograr la clasificación matemática para disfrutar de un sueño, la pelea por el ascenso, que se les ha relevado posible solo a base de trabajo y constancia. Comenzaron la temporada sin presiones y siguen con la misma tranquilidad mirando, eso sí, con ilusión una recta final de la competición apasionante y tal vez con dosis extra de alegría.

Al conjunto templario le restan por disputar solo dos partidos, el primero de ellos ante el Extremadura, a las 18.00 horas en la Ciudad Deportiva Manuel Calzado y el último frente al Fuente de Cantos en el cierre de la liga dentro de dos jornadas, ya que este domingo descansa. En el conjunto azulgrana son bajas Cayado, De la Cruz y Escorial.

Con más de una veintena de partidos sin conocer la derrota, hasta que el Mérida, rompió tan espectacular racha, el Jerez habla de cautela y continúa pendiente solo de dar el máximo. Bermejo ha liderado la calma en esta recta final de la competición, «no hay motivos para celebrar nada», afirma, aunque no oculta la gran satisfacción que le procura ver a sus jugadores a las puertas de disputar una fase de ascenso, conocedor además de las sensaciones que dicha aventura ofrece y de que para ellos puede representar una recompensa al esfuerzo realizado durante toda la temporada, «nadie absolutamente pensaba que el equipo pudiera estar donde está ahora mismo, al margen de lo que ocurra ahora, la temporada que ha hecho es fantástica, increíble», subraya. El técnico verdinegro entiende que «no es normal» sumar 45 puntos seguidos al tiempo que llama la atención sobre cómo están respondiendo también el resto de equipos, ya que aún con esa brillante estadística, el Jerez no tiene asegurada a estas alturas su opción de jugar la liguilla de ascenso, «hay que apretar los dientes y seguir trabajando», remarca. La satisfacción alcanza a la plantilla, el cuerpo técnico y a la afición, a la que Bermejo pide un apoyo especial en el último partido hoy en casa.

El ambiente en los entrenamientos, en cada partido y en el vestuario, es excepcional, se percibe ilusión y ganas y por encima de todo una férrea mentalidad de «equipo». «Aquí todo el mundo suma, la directiva nos está haciendo trabajar con tranquilidad, la afición no es lo que yo quisiera pero también está implicándose más». El técnico del Jerez no olvida el trabajo de sus compañeros dentro del cuerpo técnico, Cecilio Marín y José Luis Cordón, «Cecilio está haciendo una labor increíble y José Luis igual, remando todos es más fácil, indudablemente quienes más mérito tienen son los jugadores que son los que trabajan y ganan los partidos». Sus palabras las refrendan los propios jugadores. Para Chema la grandeza del Jerez es la unión de todo el vestuario, «cada jugador que sale al campo siempre intenta dar todo por el equipo y creo que eso ha sido lo principal para poder estar ahí arriba».

Después de un duro trabajo durante la temporada, aunque sin presiones, disputar la liguilla de ascenso es ahora un objetivo. El capitán, Diego Barrero, añade que aunque no era la aspiración, «la plantilla y el cuerpo técnico han dado la cara, la liguilla es un sueño a punto de alcanzar y aunque no fuese la meta, hay que intentarlo». En la misma línea se expresa Jorge Zafra, «lo que estamos viviendo aquí tanto en lo deportivo como en lo humano es fantástico, hacía tiempo que no estaba en un vestuario así y eso es gracias también al míster que es el que ha firmado a los jugadores». «La clave de este equipo es que no son solo los once que juegan», añade, para reflejar el protagonismo de una plantilla que ansía rubricar hoy su presencia en la lucha por el ascenso.