Mero trámite para el San José ante un débil rival

ALEJANDRO VILLALOBOS ALMENDRALEJO.

El pulso arrancó con la temperatura elevada, no por fútbol de quilates, pero sí por las ganas de agradar al respetable. El primero en morder fue Cruz en un disparo cruzado que dio paso al huracán de juego atlético. Mendo avisaba con rabia y watios desde la frontal (4) y al Racing, que dio un paso atrás, le invadió el miedo ¿a qué? y lo pagó. Agarraba el objeto redondo Lauri, servía sobre Durán y el centro chut de éste aterrizaba sobre Quintana, que agujereaba la cueva de Javi. Once minutos y se acabó lo que se daba. El Racing se hundió en su cascarón y el San José brindó música celestial en la hierba como un centro de Mendo al segundo palo que Lauri pifió.

2 SAN JOSÉ

0 VALVERDEÑO

Un susto visitante en una falta directa de Bravo resuelta con determinación por Gil y no hubo más porque enseguida llegaría la sentencia. Corría el minuto 33 cuando Asensio cosía un centro que le llegaba a Lauri. El viejo rockero hacía un 2-0 que fue juicio salomónico. Sentencia justa. El tanto dio paso a una vergonzosa trifulca que detuvo siete minutos el duelo. Mendo, un día más letal en la medular, siguió con su sinfonía de juego y un saque de falta obligaba casi sorprende al circunstancial meta Bravo. La nave visitante sacó la bandera blanca ante la presión asfixiante.