Cayado vuelve al quirófano

José Cayado en el Francisco de la Hera/
José Cayado en el Francisco de la Hera

JUAN BAUTISTA MARTÍNEZ ALMENDRALEJO.

Dice el refrán que a perro flaco todo son pulgas. pues el Extremadura UD puede dar fe de ello en esta temporada en la que se acumulan las malas noticias para los de Almendralejo. Basta con fijarse a modo de ejemplo en dos de sus jugadores, los laterales José Cayado y José Antonio Ruiz.

Por diferentes motivos los dos llevan sufriendo un auténtico calvario desde el arranque del campeonato. Por una parte, Cayado se ha visto obligado a pasar por el quirófano de nuevo para revisar una maltrecha rodilla que, un año después de su lesión, no acaba de permitirle volver a vestirse de corto. Hay que recordar que su suplicio comenzó ya antes de la operación, con una espera que se le hizo interminable hasta que llegó al quirófano. Todo hacía indicar que en noviembre o en cualquier caso antes de final del 2013 volvería a jugar pero la fecha de su regreso se ha ido posponiendo por la aparición del siempre inoportuno líquido sinovial. Precisamente el hecho de que su rodilla generase el dichoso líquido cuando se ejercitaba es lo que le ha vuelto a llevar al hospital para realizarse una artroscopia que en la mañana de ayer finalizó con éxito. En principio, los resultados han sido satisfactorios y aunque permanecerá ingresado dos o tres días los doctores han limpiado la zona afectada sin detectar ninguna lesión en los ligamentos. Se encuentra bien y satisfecho pero el oliventino tendrá que seguir armándose de paciencia y contar los días hasta su regreso.

El caso del capitán es distinto. La participación de Ruiz en el primer tramo de la competición estuvo condicionada por sus intermitentes sobrecargas en los gemelos, de las que se recuperó a principios de año. Entonces, una inesperada operación de apendicitis lo apartó del equipo durante algo más de un mes. Su regreso hace dos domingos no pudo ser más desafortunado, una involuntaria patada en el rostro de Pedro, delantero del Olivenza, acabó con Ruiz en el Hospital confirmándose la fractura de su pómulo izquierdo y la fisura de su tabique nasal. Ahora, con esas lesiones, los médicos desaconsejan a Ruiz la práctica del fútbol durante al menos un mes más para evitar cualquier golpe que pueda conllevar males mayores.