El empate ante el Ciudad hunde más al Cacereño B

JUAN CARLOS RAMOS PLASENCIA.

A cada jornada que pasada, la salvación se complica más y más para el Cacereño B. La visita al Ciudad de Plasencia, solitario colista, era propicia a ello. Sin embargo, su comparecencia a La Vinosilla se saldó con un empate (2-2) que no sólo aleja sus males, sino que dispara su desventaja a seis puntos.

2 CIUDAD

2 CACEREÑO B

Ciudad de Plasencia:
Sergio, Berti, Fortu, Dani, Manu, Julio, Dadú (Abel, m.80), Cubillo (Jorge Canelo, m.66), Santi, Edu Hernández (Jairo, m.58) y Barbero.
Cacereño B:
Capea, Edu Fernández (Alberto, m.74), Lucas, Alcala, Melitón, Juanals (Buble, m.46), Rubén, Manolo, Paniagua (Ayuso, m.63), Óliver y Merino.
Goles:
1-0 (m.23): Julio. 1-1 (m.25): Alcala. 2-1 (m.37): Barbero. 2-2 (m.49): Manolo, de penalti.
Árbitro:
Corchado Nieto. Mostró tarjetas amarillas a Fortu, Dadú, Cubillo y Barbero, del Ciudad de Plasencia; y a Capeas, Alcala, Manolo y Melitón (2, expulsado en el minuto 91), del Cacereño B. Expulsó con roja directa al local Fortu y al visitante Óliver en el minuto 71 por un rifi-rafe.
Incidencias:
La Vinosilla, 100 espectadores.

Tras unos compases iniciales de tanteo donde no hubo ocasiones, el primer aviso llegó en forma de tanto. Lo firmó el Ciudad en el minuto 23 a través de un zapatazo de Julio desde 20 metros que se coló por la escuadra (1-0). Pero casi sin tiempo para disfrutar de esa victoria parcial, dos minutos después llegó el gol del empate. Fue tras un saque de esquina que Alcala cabeceó inapelablemente a la red (1-1).

La primera parte aún reservó tiempo para que los aficionados pudieran ver el segundo gol del Ciudad de Plasencia. Llegó en el minuto 37, cuando Barbero ganó la partida a los dos centrales del Cacereño B y, en la media salida de Capea, metió la puntera para batir al cancerbero a contrapié (2-1). La alegría local duró lo que dura un descanso, apenas quince minutos, ya que a los cuatro minutos de la reanudación el Cacereño B estableció el empate, de nuevo, propiciado por un innecesario penalti magenta. En esta ocasión, Fortu derribó a Óliver y la pena máxima la convirtió Manolo engañando a Sergio (2-2). Bubele, de cabeza a bocajarro, y Santi, en un mano a mano que salvó Capea con los pies, pudieron dar a sus equipos la victoria.