Reacción del Extremadura ante el Córdoba

Borja Granero celebra el gol que abría el marcador en el encuentro de ayer ante el Córdoba en el Francisco de la Hera. :: J.M. ROMERO / VÍDEO: LIGA123

Los azulgranas consiguieron la victoria en el debut de Manuel en casa ante un rival directo al que deja tocado y cinco puntos por debajo

RAÚL PEÑA

El Extremadura volvió a ganar más de dos meses después y se toma un respiro en la mala racha de resultados que había dejado al equipo azulgrana en los puestos de descenso varias semanas y que había acabado con la destitución de Rodri. Ahora, con el nuevo entrenador, Manuel Mosquera, el Extremadura ha vuelto a ser feliz, lleva cuatro puntos de los últimos seis y saborea de nuevo una victoria. Los tres puntos se consiguieron ante un rival directo, el Córdoba, que queda muy tocado.

El partido fue más complicado de lo que dice el marcador. El Extremadura ganó de forma holgada, gracias a dos errores de Carlos Abad y al tanto de Kike Márquez que cerró el encuentro, pero el Córdoba tuvo un larguero en la primera mitad para empatar el choque y un palo en la segunda para recortar distancias que, si hubiesen acabado en gol, la historia sería muy distinta. Porque el Extremadura ganó, se llenó de confianza y volvió a divertir a su afición, pero aún tiene mucho que corregir para luchar por la salvación en las próximas semanas.

El comienzo del partido fue la demostración de lo que anunció Manuel Mosquera antes del choque. La intensidad y la presión fueron las protagonistas del Extremadura en los primeros minutos de juego. El conjunto azulgrana comenzó como un tiro. Los jugadores blanquiverdes apenas podían controlar sin tener a un jugador azulgrana encima. La presión era tremenda y eso provocó que el Córdoba comenzase a coleccionar errores en la salida de balón.

3 Extremadura

Casto; Ale Díez, Pardo, Borja Granero (Fran Cruz, min. 68), Bastos; Fausto, Zarfino, Olabe; Reyes (Kike Márquez, min. 82), Nando (Perea, min. 65) y Ortuño.

0 Córdoba

Carlos Abad; Loureiro, Quintanilla, Chus Herrero, Menéndez; Carbonell, Bodige; De las Cuevas (Alfaro, min. 66), Jaime Romero (Javi Lara, min. 77); Carrillo (Piovaccari, min. 61) y Andrés Martín.

goles
1-0: Borja Granero, min. 15. 2-0: Zarfino, min. 45. 3-0: Kike Márquez, min. 90.
ÁRBITRO
Gorostegui Fernández-Ortega. Expulsó al visitante Bodiger por doble amarilla en el minuto 53. Amonestó con amarilla a los locales Pardo (min. 40); y a los visitantes Andrés Martín (min. 13), Loureiro (min. 40), Carrillo (min. 55), Javi Lara (min. 85) y Alfaro (min. 87).
INCIDENCIAS
Estadio Francisco de la Hera, 11.480 espectadores.

Y eso hacía que el Extremadura recuperase el balón en campo contrario y, a partir de ahí, comenzó a crecer José Antonio Reyes. Hasta que la gasolina le dio, el utrerano llevó todo el peligro azulgrana en los primeros minutos. Es más, en un centro de Reyes pudo llegar el primero de la tarde, pero el testarazo de Ortuño se fue lamiendo el poste de la portería de Carlos Abad, que minutos después se iba a convertir en el protagonista del partido.

Al cuarto de hora de juego el Extremadura sacó su primer saque de esquina del partido. Lo puso Reyes al primer palo y ahí apareció Borja Granero para peinar el esférico. El cuero salió hacia portería, pero demasiado bombeado como para entrañar peligro en la meta del Córdoba. Pero entonces el Extremadura se encontró con un regalo caído del cielo en forma de fallo garrafal de Carlos Abad, que no atrapó el balón, que se coló en su propia portería para que el primero del Extremadura subiese al marcador.

Con este gol, el Francisco de la Hera, que tuvo la mejor entrada de la temporada, estalló de júbilo y el Córdoba acusó el tanto en contra durante varios minutos.

El Extremadura contemporizó, frenó su ímpetu de ir a presionar al rival en campo contrario y las fuerzas se igualaron poco a poco, aunque ahora con la diferencia de que el equipo de Manuel estaba por delante en el marcador.

Eso sí, el Córdoba pudo igualar el envite en la más clara de los visitantes en la primera mitad. Chus Herrero recogió completamente solo en el segundo palo un esférico peinado en el primer palo para chutar, pero su disparo, algo forzado, se estrelló en el larguero de la meta defendida por Casto. La fortuna sonreía de nuevo al Extremadura, por lo que la ventaja se mantenía en el partido.

La primera parte llegaba a su ocaso cuando llegó la segunda jugada desafortunada de Carlos Abad en el partido. El portero del Córdoba intentó sacar el balón jugado ante la presión azulgrana y le entregó el esférico a Fausto Tienza. El de Talavera le mandó el balón a Ortuño, que vio perfectamente cómo Zarfino le adelantaba como una exhalación por la derecha. El uruguayo recibió el balón, controló y disparó perfectamente al palo corto para mandar el segundo tanto de su equipo en el Francisco de la Hera. El premio era elevado para el Extremadura, que supo aprovechar a las mil maravillas los regalos del guardameta contrario.

El Córdoba, con 10

Y si la primera parte terminó con buenas noticias, la segunda empezó igual, ya que Bodiger vio la segunda tarjeta amarilla con 40 minutos todavía por jugarse y dejó al Córdoba con uno menos sobre el terreno de juego. El problema para el Extremadura estuvo en que no supo gestionar bien –otra vez– la superioridad numérica sobre el terreno de juego y el Córdoba comenzó a crecer en el choque. El dominio visitante era estéril, porque Casto apenas tuvo que intervenir hasta el minuto 80, pero el Extremadura tampoco creó excesivo peligro en la meta de Carlos Abad.

Eso sí, en los últimos minutos el Córdoba apretó un poco más, dejando su portería menos protegida. Eso hizo que el peligro llegase a la meta de Casto, pero también que el Extremadura pudiese cerrar el choque en varios contragolpes que no aprovechó.

El miedo en el cuerpo de la parroquia azulgrana lo metió Andrés Martín con un disparo potente desde la frontal, pero de nuevo el Córdoba se encontró con la madera, esta vez el palo derecho de la meta de Casto, y la oportunidad no fue a más.

Entonces Manuel dio entrada a Kike Márquez, que le dio más mordiente ofensiva al equipo almendralejense. El de Sanlúcar de Barrameda falló la primera una ocasión ante Carlos Abad, que le tapó muy bien el disparo a bocajarro, pero en la segunda que tuvo no falló. Márquez se internó en el área algo escorado y realizó un disparó cruzado potente que se coló en la meta del Córdoba y dio por finiquitado el choque.

El Extremadura visita ahora el feudo del Albacete, un equipo que lucha por el ascenso a Primera División, y lo hará sin Pardo, que estará fuera por sanción, y con la duda de Borja Granero.

Manuel Mosquera: «Es un día de mucha satisfacción, de muchas alegrías»

Manuel Mosquera llegó a la sala de prensa del Francisco de la Hera feliz por el resultado del equipo y por cómo habían competido sus jugadores ante el Córdoba. Comenzó su intervención dando las gracias a la afición y a sus jugadores por el esfuerzo realizado durante los 90 minutos. «Es un día con mucha satisfacción, de muchas alegrías. Déjame que me acuerde de la afición, que ha estado muy bien, y de los jugadores, que están exhaustos».

Eso sí, Manuel es consciente de que el equipo no supo gestionar bien la superioridad numérica, por lo que espera poder corregir esta situación en los próximos partidos. «Ha habido una gestión justa, no muy buena, pero la entiendo, cómo no lo voy a entender», explicó Manuel, que cree que «los fantasmas» de otras remontadas en contra pudieron minimizar el trabajo de sus jugadores.

Por último, el técnico gallego no quiere que esta victoria valga para que el equipo se conforme, sino para que siga creciendo: «La cabeza tiene que estar apretada. No nos podemos permitir levantar la cabeza».