Un partido en medio de la tempestad

Manuel Mosquera en el partido en el Francisco de la Hera ante el Numancia. :: J. M. Romero/
Manuel Mosquera en el partido en el Francisco de la Hera ante el Numancia. :: J. M. Romero

El Extremadura busca su primera victoria después del empate en Oviedo y la polémica con el VAR ante un Huesca que llega tras perder los dos últimos partidos de liga

RAÚL PEÑAALMENDRALEJO.

El empate en los últimos minutos del partido ante el Oviedo, la denuncia contra Manuel por sus declaraciones sobre la actuación del VAR en el Carlos Tartiere y la necesidad azulgrana de conseguir su primera victoria de la temporada enrarecen el partido del Extremadura ante el Huesca en el Francisco de la Hera. Al coliseo azulgrana llega uno de los favoritos al ascenso a Primera División esta temporada. Un Huesca que se ha reforzado a las mil maravillas y que lucha en los puestos altos de la clasificación, pero que llega a Almendralejo con dudas tras dos jornadas sin conseguir ganar.

Y por si esto fuera poco, la relación entre los dos clubes se ha visto deteriorada tras la exigencia del Extremadura de cobrar el diez por ciento del traspaso de Enric Gallego al Getafe. El Huesca se niega a pagar esa cantidad y será LaLiga la que decida, a través de un proceso que puede tardar meses, qué equipo tiene la razón en el caso.

Todo este tornado que envuelve al partido no oculta lo importante, y es que el Extremadura necesita una victoria desde ya. Los primeros tres puntos del campeonato se resisten en la capital de Tierra de Barros y por eso el equipo de Manuel Mosquera está en puestos de descenso con tan solo tres puntos en su casillero.

El único jugador que no está disponible para el partido ante el Huesca es Lomotey, que permanecerá varias semanas fuera de los terrenos de juego por una rotura de fibras. La duda del choque reside en si Manuel va a confiar en su 'once' inicial tipo que ha utilizado en las primeras cinco jornadas, con alguna variación, o si seguirá haciendo rotaciones en su equipo titular, como ya hizo el pasado jueves en Oviedo.

Lo cierto es que el mediocentro David Rocha se ha ganado la opción de ser titular en casa ante el Huesca después de su gran actuación en Oviedo. El cacereño congenió a las mil maravillas con Gio Zarfino en el centro del campo y fue el autor de la recuperación y de la asistencia en el gol de Kike Márquez.

Por lo demás, el cacereño Ale Díez tiene muchas opciones de volver al lateral derecho de inicio, en detrimento de Bastos y el pacense Nono será titular en banda. El otro puesto en el ataque del Extremadura está entre Pinchi y Pastrana, ya que Kike Márquez y Álex López parecen fijos en la delantera.

Por su parte, el Huesca llega también necesitado, a su manera, al choque del Francisco de la Hera. El propio entrenador del conjunto oscense, Míchel, es consciente de que su equipo tiene que estar luchando por los primeros puestos de la tabla, por lo que quiere dejar atrás estos dos partidos sin ganar y volver de Almendralejo con tres puntos en el zurrón. Uno de los jugadores fijos para Míchel es el exazulgrana Álvaro Fernández, que incluso ha sido convocado recientemente con la selección española sub-21.

El cuadro aragonés lleva la mitad de los puntos en juego conseguidos, pero sus dos últimos encuentros se han saldado con derrotas, por lo que Míchel espera que sus futbolistas le den la vuelta a la situación.

Lío con el VAR

Por otro lado, el entrenador del Extremadura, Manuel Mosquera, ha sido denunciado por el Comité de Integridad ante el Comité de Competición por sus quejas sobre el VAR y por decir que «la máquina» que ofreció las imágenes el pasado jueves en el partido ante el Real Oviedo, en la jugada que acabó con el gol anulado de Álex López, estaba «manipulada».

Ahora Manuel Mosquera y el Extremadura pueden presentar alegaciones a esta denuncia y el técnico azulgrana tendrá que declarar en Madrid para explicar mejor su opinión sobre el VAR. El entrenador se enfrenta a una multa económica, pero en ningún caso podría ser sancionado con un partido de suspensión, a la vez que el propio Manuel Mosquera pide que se pongan «las imágenes claras y transparentes» para no equivocar al aficionado.